Los partidarios de Ben Alí sumen a Túnez en una nueva ola de violencia

La guardia personal del ya ex mandatario protagoniza intensos tiroteos junto al palacio presidencial y en la sede del Banco Central. El general líder de los rebeldes fue arrestado

0

Lejos de calmarse la situación, el nombramiento el sábado de Fued Mebaza como presidente provisional de Túnez parece haber incrementado la violencia, instigada sobre todo por los partidarios del huido Zine el Abidine Ben Alí, que dejó el poder y se autoexilió a raíz de la incontenible oleada de protestas populares. Los simpatizantes del ex mandatario, sin duda reacios a abandonar sus parcelas de poder, protagonizaron numerosos tiroteos tras conocer la detención del general Alí Sariati, jefe de seguridad del depuesto presidente, al que se acusa de oganizar los actos de vandalísmo y pillaje que los miembros de la guardia personal de Ben Alí han protagonizado durante todo el fin de semana. De hecho, varios integrantes de dicho Cuerpo se enfrentaron abiertamente con miembros de las fuerzas especiales del Ejército en las inmediaciones del Palacio de Cartago, sede de la Presidencia, situado a las afueras de la capital.

El incidente comenzó cuando individuos leales a Seriati comenzaron a disparar. «Hay tiros alrededor del palacio presidencial, intensos y continuos», explicaba una testigo. «Es un ruido muy fuerte. Creo que son más que simples disparos de bala», añadió.

También hubo incidentes armados cerca del Banco Central de Túnez y de la sede de uno de los principales partidos de la oposición, el Partido Democrático Progresista (PDP). Al cierre de esta edición solo había noticias de muertos durante el tiroteo en los tejados cercanos a la sede de la institución financiera donde habrían fallecido dos personas, acribilladas desde un helicóptero.

No obstante el escaso número de bajas, la situación es potencialmente incendiaria y llevó al primer ministro, Mohamed Gannouchi, a comparecer en la televisión para asegurar que las autoridades «no transigirán con aquellos que siembran el caos ni con los que atenten contra la seguridad del país». El político detalló que se ha arrestado a «un gran numero de bandas criminales» y confirmó que hoy mismo dará a conocer la composición del nuevo Gobierno, que abrirá una nueva página en la historia de Túnez».

Tales palabras no contribuyeron demasiado a la tranquilidad de los residentes extranjeros, que están abandonando en masa el país. De hecho, el Ministerio de Exteriores español dijo confiar en que hoy mismo ya no quedará en Túnez ningún ciudadano patrio que desee dejar la zona. Ayer aterrizaron en Madrid dos vuelos con 120 turistas.