Los familiares de los ‘normalistas’ exigen pruebas ante la nueva versión

Insisten en que “están vivos” hasta que el Gobierno les presente evidencias científicas

0

Los familiares de los 43 ‘normalistas’ desaparecidos el pasado 26 de septiembre en el municipio mexicano de Iguala, en el estado de Guerrero, se niegan a creer la versión de los presuntos delincuentes que apuntan a que los estudiantes habrían sido asesinados y calcinados, por lo que insisten en que “están vivos” hasta que el Gobierno de Enrique Peña Nieto les presente pruebas científicas.

“Es una forma de seguir torturando de manera descarada a los padres de familia. Queremos decirle que nosotros como padres de familia no aceptamos de ninguna manera esas declaraciones”, dijo uno de los padres, en referencia a las palabras del titular de la Procuraduría General de la República (PGR) Jesús Murillo Karam, que confirmó los hechos en base a las confesiones de tres miembros del grupo criminal ‘Guerreros Unidos’.

En este sentido, los familiares denuncian que en un primer momento se les quiso hacer creer que los 43 estudiantes de Magisterio de Ayotzinapa estaban en las fosas clandestinas encontradas en Iguala y ahora se les pretende “vender la versión de que fueron reducidos a cenizas”, tal y como informa el periódico mexicano ‘Milenio’.

“Ya nos los han matado de diferentes maneras, en diferentes lugares y por diferentes personas y eso no se vale”, criticó el padre de familia, que insiste en que Peña Nieto no cumplió con los compromisos adquiridos el pasado 29 de octubre durante la reunión que mantuvo con ellos en Los Pinos.

“Nosotros también estamos luchando por la verdad, como debe de ser, a través de los resultados de un estudio científico para la identificación de los cuerpos. No puede ser que se haga con (las declaraciones de) los últimos tres detenidos porque eso sería una irresponsabilidad por parte del procurador y el gobierno federal”, apostilló.

En este sentido, el abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña (CDHM), Vidulfo Rosales Sierra, reiteró que no hay pruebas irrefutables de la muerte de los ‘normalistas’, por lo que existe una “desconfianza” respecto al trabajo que realiza la PGR. Por ello, pide intensificar las labores de búsqueda ya que “no existen elementos contundentes de que los jóvenes estén muertos”.

Por su parte, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, prometió que no descansará “hasta que se haga Justicia” en el caso de los 43 ‘normalistas’ (estudiantes de magisterio) desaparecidos en Iguala.

“A los padres y a la sociedad, les digo que no descansaremos hasta que se haga Justicia”, dijo Peña Nieto en un mensaje dirigido a la nación que ha pronunciado tras conocerse nuevas revelaciones sobre el caso.

“Las investigaciones serán llevadas hasta las últimas consecuencias”, añadió, decidido a depurar responsabilidades donde sea necesario, incluidas las instituciones políticas, según informó la prensa mexicana.

El procurador general, Jesús Murillo Karam, reveló este viernes en una rueda de prensa que, según confesaron tres miembros de Guerreros Unidos que fueron detenidos recientemente, este ‘mini-cártel’ mató y quemó a los ‘normalistas’.