Venezolanos exiliados en la ciudad de Cúcuta (Colombia).
Venezolanos exiliados en la ciudad de Cúcuta (Colombia). / EFE
Publicidad

Brasil, Colombia, Ecuador y Perú anunciaron el pasado martes más medidas para lidiar con la crisis humanitaria tras la creciente inmigración de venezolanos, entre las que destacan acciones de seguridad, declaraciones de emergencia y la convocatoria a una reunión regional para definir labores conjuntas.

El presidente de Brasil, Michel Temer, firmó un decreto para desplegar las Fuerzas Armadas en el estado norteño de Roraima, fronterizo con Venezuela, con el fin de ayudar a mantener el orden y garantizar la seguridad de los inmigrantes. Asimismo, culpó al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, por el éxodo de ciudadanos de ese país que ha provocado una crisis migratoria que se extiende a través de la frontera hacia los países vecinos.

“El problema de Venezuela ya no es una cuestión de política interna. Es una amenaza para la armonía de todo el continente”, dijo Temer en un discurso televisado.
El éxodo desde Venezuela, que suma alrededor de 2,3 millones de personas, se está acercando a un momento comparable con la crisis de los refugiados en el Mediterráneo, según la ONU.

Colombia y Perú, los mayores receptores en Sudamérica de cientos de miles de inmigrantes que huyen de la crisis económica y social en la nación petrolera, han acordado crear una base de información conjunta para atender eficiente y ordenadamente al creciente fenómeno.

“Esta base de datos inicialmente va a operar con la información de Perú y Colombia. Ya hay países que han manifestado su interés en esta base, hemos invitado a Brasil y a Ecuador”, explicó en rueda de prensa el jefe de la autoridad migratoria colombiana, Christian Krüger, tras un encuentro de dos días en Bogotá con su homólogo peruano.

En Colombia se encuentran actualmente cerca de un millón de venezolanos, mientras que en Perú la cifra asciende a unos 420.000. Los inmigrantes demandan alimentación, alojamiento, sanidad, educación y trabajo.

Emergencia

Entretanto, Perú declaró en estado de emergencia varios distritos en la frontera con Ecuador por “peligro inminente” para la salud debido al masivo ingreso de venezolanos que huyen de su país de origen.

La medida busca “la ejecución de varias acciones inmediatas y necesarias de reducción del muy alto riesgo, así como de respuesta y rehabilitación si el caso amerita”, según reza el decreto firmado por el presidente peruano, Martín Vizcarra.

El Gobierno ecuatoriano, por su parte, decidió ampliar por hasta treinta días más el estado de emergencia que declaró a principios del mes de agosto en las provincias fronterizas con Colombia y Perú, ante la continua llegada de venezolanos a su territorio, según informó el canciller, José Valencia.

En Ecuador, usado como país de tránsito hacia Perú y Chile, se encuentran unos 200.000 venezolanos, de los cuales alrededor de 90.000 tienen visado y otros 50.000 lo están tramitando.

En medio de este éxodo de venezolanos, el Gobierno de Venezuela ha anunció que repatrió desde Perú a ochenta y nueve de sus ciudadanos que estaban en ese país tras ser sometidos a “vejaciones, a trato cruel e inhumano”, además de xenofobia.

El país petrolero, de unos treinta millones de habitantes, atraviesa una crisis económica con hiperinflación y recesión, pero funcionarios del Gobierno sostienen que las imágenes de miles de venezolanos caminando por carreteras de Colombia y Ecuador son un montaje.

FuenteEuropa Press
Compartir