Varias personas caminan frente al edificio del Reichstag, en Berlín, el Parlamento de Alemania.
Varias personas caminan frente al edificio del Reichstag, en Berlín, el Parlamento de Alemania. / efe
Publicidad

El Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) anunció ayer oficialmente que la mayoría de sus bases han aprobado el retorno a una gran coalición de Gobierno con la canciller Ángela Merkel, poniendo fin a más de cinco meses de negociaciones para la creación del nuevo Ejecutivo. Un 66 por ciento de los votantes han apostado por la renovación de la coalición que gobernó Alemania desde 2013 hasta 2017, según anunció el partido ayer.

Hace cuatro años, un 75.96 por ciento de los simpatizantes apostaron por la coalición de Gobierno con Merkel. En esta ocasión, el resultado ha sido más ajustado por el desgaste de los últimos cuatro años y la emergencia de jóvenes líderes del partido que han criticado duramente el resultado de la última etapa de Gobierno conjunto.

El líder en funciones del SPD, Olaf Scholz, comunicó el resultado tanto a la canciller como al presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, y confirmó el inicio de las tareas para formar el nuevo Ejecutivo, que espera contar entre sus carteras con tres hombres y tres mujeres del partido.

Por otro lado, el líder de la sección de juventudes del Partido Socialdemócrata de Alemania, Kevin Kühnert, uno de los más férreos enemigos del retorno a la gran coalición de Gobierno entre su partido y la canciller Angela Merkel, expresó su decepción con la aprobación a este reencuentro concedida por las bases en el plebiscito.

“Ahora muchos jóvenes y yo tenemos que superar la decepción de hoy”, declaró Kühnert en comentarios recogidos por la cadena alemana ZDF, antes de manifestar su voluntad de acatar el resultado.

“Por supuesto que lo acatamos, no somos malos perdedores, pero ahora toca supervisar de cerca la labor de este nuevo gobierno”, añadió el estudiante berlinés de 28 años y líder de las juventudes socialdemócratas, los llamados Jusos.

Kühnert, quien encabezó una sonada movilización a favor del ‘no’, expresó hace unos días su convencimiento de que el SPD debe recuperarse de su crisis de identidad desde la bancada de la oposición y no desde la de Gobierno.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir