Inmigrantes a bordo del Diciotti continúan a la espera para desembarcar en el puerto de Catania, Italia.
Inmigrantes a bordo del Diciotti continúan a la espera para desembarcar en el puerto de Catania, Italia. / EFE
Publicidad

Parte de los migrantes que permanecen a bordo del buque de la Guardia Costera italiana ‘Diciotti’, atracado desde el lunes en el puerto siciliano de Catania, iniciaron ayer una huelga de hambre para reclamar que se resuelva pronto su situación y se autorice el desembarco.

Las autoridades italianas solo permitieron bajar del barco a los menores, por lo que unas 150 personas esperan en el buque una solución que podría llegar desde Europa. Doce países de la UE, entre ellos España, discuten este viernes en Bruselas fórmulas para atajar esta nueva crisis.

El senador italiano David Faraone, del Partido Democrático (PD), aseguró ayer que las autoridades portuarias le confirmaron que hay “tensión” a bordo y varios migrantes han iniciado una huelga de hambre, por lo que se suspendieron las visitas de las autoridades que querían expresar su solidaridad.

Salvini

dice que no cederá El ministro del Interior, Matteo Salvini, advirtió de que “no cambiará de idea” por esta huelga de hambre y aseguró que en Italia hay cinco millones de personas en “pobreza absoluta” que “hacen huelga de hambre todos los días”, ante “el silencio de los buenistas, los periodistas y compañeros varios”.

“Primero los italianos, luego los demás. ¿Algún juez quiere detenerme por esto? No hay problema, lo espero”, aseguró el líder de la ultraderechista Liga en su cuenta de Facebook.

Para el ministro, el incidente del ‘Diciotti’ se resuelve “con un buen avión que llegue desde una capital europea al aeropuerto de Catania”. “Los europeos demostrarán su gran corazón haciéndose cargo de todos los aspirantes a refugiados. Nosotros hemos cumplido ya nuestra parte con los jóvenes”, alegó en una entrevista a ‘Il Corriere della Sera’.

En este sentido, el líder de la Liga dijo que su Gobierno está “irritado” con la UE y aboga por endurecer la línea tras el “éxito” logrado con las ONG, que ya no pueden atracar en puertos italianos para desembarcar a migrantes. Salvini recordó que los países europeos no cumplieron en su día con las cuotas para el reparto de refugiados.

El viceprimer ministro Luigi Di Maio, líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S) también ha reclamado una respuesta europea para este caso y agitó de nuevo una amenaza que ya expresó el jueves. “La línea blanda no funciona, la línea dura implicará una retención de fondos si no nos escuchan”, declaró en la televisión.

Respuesta de bruselas

La Comisión Europea ha asegurado este viernes que las amenazas “no son útiles” a la hora de encontrar soluciones para hacer frente al reto migratorio, en respuesta a las declaraciones del ministro italiano de Trabajo, Luigi Di Maio, quien ha amenazado con cortar la financiación del país a la Unión Europea si Bruselas no da una solución a la situación del buque ‘Diciotti’, atracado en el puerto de Catania con más de un centenar de migrantes a bordo sin que se haya producido el desembarco.

“No nos lancemos (a formular) acusaciones recíprocas. Creemos que las declaraciones no constructivas, y en última instancia, las amenazas no son útiles y no nos acercan a una solución”, ha respondido el portavoz comunitario, Alexander Winterstein, en rueda de prensa.

“La Unión Europea es una comunidad de normas, y funciona sobre la base de (estas) normas, no en base a amenazas”, ha explicado el portavoz de la Comisión, quien ha insistido en que la “prioridad principal” de Bruselas es “encontrar una solución para la gente a bordo” y que por tanto “todos deberían focalizarse” en esta cuestión.

La Comisión instó a los países miembros de la UE a que “trabajen conjuntamente para encontrar una solución” y recordó que el rol de la institución en esta cuestión es “constructivo”, ya que su labor es de coordinación y apoyo y los Estados miembros son “los actores principales” y quienes deben decidir qué hacer con los migrantes.

Compartir