El presidente del Consejo Europeo Donald Tusk (izda) saluda al negociador jefe del Brexit de la UE.
El presidente del Consejo Europeo Donald Tusk (izda) saluda al negociador jefe del Brexit de la UE. / EFE
Publicidad

El Partido Laborista prevé votar en contra de cualquier acuerdo para el brexit negociado por el Gobierno de Theresa May, lo que amenaza con complicar la aprobación de un texto al que también podrían oponerse voces disidentes dentro del Partido Conservador.

La portavoz laborista de Exteriores, Emily Thornberry, aseguró en una entrevista con el ‘Financial Times’ que “no va a haber” un acuerdo con May como primera ministra, en la medida en que ve poco factible que la dirigente vaya a incluir cambios que satisfagan a la oposición.

“No me los imagino volviendo con un acuerdo que vaya a cumplir nuestros serios requisitos y con uno que una a los ‘tories’”, dicjo Thornberry, después de que decenas de diputados conservadores hayan puesto en duda la capacidad de May para cerrar un buen acuerdo con las autoridades europeas.

Elecciones anticipadas

La portavoz laborista incluso planteó la posibilidad de que haya elecciones anticipadas en cuestión de meses si fracasa el voto sobre el brexit en la Cámara de los Comunes. “Vamos a ir a elecciones generales en otoño o vamos a tenerlas en primavera”, dijo, en alusión a la fecha en que vence el plazo para que Reino Unido abandone el bloque comunitario.

En este sentido, Thornberry dicjo que prefiere nuevas elecciones que un segundo referéndum, una posibilidad que por ahora también descarta el Gobierno de Theresa May.

El ministro para el brexit, Dominic Raab, insistió este viernes, tras una conversación con el principal negociador europeo, Michel Barnier, en que las dos partes están intentando “cerrar soluciones factibles” en relación a las cuestiones pendientes. Así, y pese a las “diferencias sustanciales” que aún persisten, los contactos seguiría siendo “productivos”.

“Hemos acordado revisar el estado de las negociaciones después del encuentro informal de jefes de Estado y de Gobierno de la UE en Salzburgo el próximo jueves y hemos reiterado nuestra voluntad de dedicar todo el tiempo y la energía que sean necesarios para que estas negociaciones concluyan con éxito”, agregó Raab.

Por su parte, el ministro británico para la salida de Reino Unido de la Unión Europea, Dominic Raab, anunció este viernes que los equipos negociadores del Brexit “se están acercando” a un entendimiento sobre las cuestiones pendientes del acuerdo de salida, si bien el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, recordó en la redsocial Twitter las “diferencias sustanciales” que impiden cerrar un pacto, como el asunto de la frontera en la isla de Irlanda.

“Aunque quedan algunas diferencias sustanciales que necesitamos resolver, está claro que nuestros equipos se están acercando para encontrar soluciones viables a las cuestiones pendientes del acuerdo de salida”, aseguró Raab a través de un comunicado.

Tras el anuncio del británico, Barnier publicó en su cuenta de Twitter que había mantenido un “diálogo útil” con su homólogo en Londres mediante una conversación telefónica en la que han comentado los “progresos” de ambos equipos esta semana sobre el acuerdo de salida, si bien recordó que “quedan diferencias sustanciales sobre el protocolo para Irlanda e Irlanda del Norte”, entre otras cuestiones.

Raab también aseguró que ambos acordaron revisar el estado de las negociaciones tras la cumbre informal de líderes de la UE, los próximos 19 y 20 de septiembre en Salzburgo (Austria), mientras que ha remarcado que también trabajan de manera paralela para avanzar sobre la futura relación económica entre Reino Unido y la UE tras el brexit.

En agosto acordaron intensificar las conversaciones a nivel técnico y político para alcanzar un acuerdo sobre la salida antes de fin de año y permitir que el parlamento británico y la Eurocámara lo ratifiquen y que Reino Unido pueda salir de la Unión el 30 de marzo del próximo año 2019.