Donald J. Trump, pronuncia un discurso durante la segunda jornada de la cumbre de jefes de estado de la OTAN.
Donald J. Trump, pronuncia un discurso durante la segunda jornada de la cumbre de jefes de estado de la OTAN. / EFE
Publicidad

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprovechó su turno de intervención durante el debate sobre Georgia y Ucrania para volver a exigir a los aliados que aumenten el gasto en defensa, según confirmaron fuentes de Moncloa, que aseguran que, aunque arremetió duramente contra Alemania, también mencionó a España como uno de los países que puede hacer más esfuerzos.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, evitó responder al estadounidense en un “tono de enfrentamiento” y se limitó a recordar el compromiso de España con la Alianza y a reivindicar que se tenga en cuenta la calidad de las inversiones. En este sentido España, que es el segundo país miembro con menos gasto militar, cumple holgadamente con los objetivos en capacidades y equipamientos, así como en contribuciones a las misiones y operaciones de la OTAN.

Ante el giro en la agenda de la jornada que forzó Trump, el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg decidió reunir de nuevo al Consejo Atlántico para abordar la cuestión del gasto militar que se suponía zanjada en la sesión del miércoles.

Durante su intervención, el presidente estadounidense reclamó adelantar el plazo para cumplir el objetivo de dedicar el 2 por ciento del PIB a defensa, fijado en 2024. A pesar de que el tono ha sido más duro y bronco que el empleado el miércoles, fuentes de la organización han asegurado que Trump no amenazó con abandonar la OTAN.

Finalmente, los aliados (salvo Italia que se negó) aceptaron la propuesta de Trump, tras lo que éste se mostró satisfecho se lo tomó como una victoria personal. En este sentido,aseguró que ahora la Alianza “es más fuerte que hace dos días”.

Justicia

“Estados Unidos no era tratado de forma justa, pero ahora hemos aumentado el compromiso”, celebró el norteamericano, que se mostró plenamente convencido de que todos los países conseguirán en pocos años alcanzar la meta que se pusieron en 2014 para acabar con la tendencia a la baja en los presupuestos de defensa. Además, cree que será posible terminar duplicando este compromiso.

“Ahora las cifras van como un cohete”, señaló en referencia a la tendencia al alza que mantiene el gasto en defensa durante los últimos cuatro años, revirtiendo así los recortes que caracterizaron al periodo de crisis económicas y que se iniciaron ya con el fin de la Guerra Fría.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, afirmó que “el mensaje claro de Trump ha tenido impacto” y señaló que desde que el estadounidense asumió el poder los aliados europeos y Canadá han aumentado los fondos para defensa en 41.000 millones de dólares.
Por su parte, Trump alabó la labor del noruego al frente de la organización y aseguró a los periodistas que “Stoltenberg me ha dado las gracias” por la presión ejercida sobre sus colegas.

En rueda de prensa, el secretario general destacó que los aliados “han entendido la urgencia por gastar más” en defensa gracias a esta insistencia y coincidió con el mandatario estadounidense en que la Alianza sale fortalecida, ya que “las diferencias nos hacen más fuertes y comprometidos con la seguridad”.

Compartir