El ministro polaco para Asuntos Europeos, Konrad Szymanski, conversa con su homólogo austriaco, Gernot Blumel.
El ministro polaco para Asuntos Europeos, Konrad Szymanski, conversa con su homólogo austriaco, Gernot Blumel. / EFE
Publicidad

La Unión Europea a 27 examinó ayer por primera vez a nivel de ministros el acuerdo de divorcio negociado entre Bruselas y Londres a nivel técnico, un acuerdo que la primera ministra británica, Theresa May, podría intentar reabrir por las presiones de su Ejecutivo, pero que el bloque europeo da por cerrado. La reunión de ministros europeos sobre el brexit fue el comienzo de una “semana dolorosa para la política europea”, apuntó a su llegada el ministro austríaco responsable de Asuntos Europeos y presidencia de turno de la UE, Gernot Blümel.

“Llegan a su fin 45 años de difícil matrimonio”, continuó Blümel, antes de aclarar que el bloque comunitario no contempla reabrir el acuerdo que hay sobre la mesa y que es en esa línea en la que trabajan para preparar la cumbre extraordinaria del próximo domingo, pensada para formalizar el pacto. La UE a 27 centró sus contactos de esta semana en cerrar los últimos flecos y precisiones del acuerdo negociado entre Bruselas y Londres, que cuenta ya con el aval del Gobierno británico, pero que no será válido hasta pasar por la ratificación del Parlamento europeo y de Reino Unido.

Declaración política

También ultimaron una declaración política sobre el futuro de las relaciones tras el brexit y que supondrá uno de los “cimientos” del acuerdo que tendrán que negociar la UE y Londres cuando Reino Unido sea país tercero, según consideró el ministro de Exteriores holandés, Stef Blok.

En un debate el domingo a nivel de embajadores, la Unión Europea a 27 constató que el principio de acuerdo supone un consenso “delicado” y “frágil”, por lo que “no debe reabrirse”, según informaron a los medios fuentes europeas.

El responsable de Exteriores luxemburgués, Jean Asselborn, se unió a las voces que sostienen que el documento pactado es “el mejor acuerdo” que se puede lograr y añadió que no hay margen para negociar algo “mejor” para “esta locura de brexit”.

A juicio del viceprimer ministro belga y responsable de Exteriores, Didier Reynders, es momento de “avanzar”, porque se está “al final del proceso” y los 27 ya han hecho lo posible para “ayudar” a May para llegar a un acuerdo satisfactorio para todos.