El nuevo presidente mexicano, Manuel López Obrador, celebra la victoria tras arrasar en las elecciones. / efe
El nuevo presidente mexicano, Manuel López Obrador, celebra la victoria tras arrasar en las elecciones. / efe
Publicidad

México cambia de color político, abre un nuevo capítulo de su historia y gira a la izquierda. Los mexicanos acudieron a las urnas y en esta ocasión dieron la espalda al partido gubernamental —el PRI—, instalado en el poder desde 1929, salvo un pequeño paréntesis de 12 años. No ha sido una sorpresa que el candidato a la Presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, también conocido como AMLO, haya ganado las elecciones cuando todas las encuestas le daban como claro favorito. Pero es que la victoria ha sido incuestionable, y el líder izquierdista ha arrasado haciéndose con más del 53 por ciento de los votos y logrando la mayoría absoluta en el Congreso y el Senado.

AMLO cuenta con un enorme respaldo popular, pero también estará bajo la presión de tener que dar respuesta a las enormes expectativas que han generado su candidatura, y sus compromisos. En un país de 120 millones de habitantes, pero donde el 40 por ciento de la población vive en la pobreza y, según la OCDE, la mitad de los mexicanos que nacen pobres, mueren pobres; el líder izquierdista liderará el Ejecutivo mexicano en los próximos años incomodando al 1 por ciento de la población que acumula más de un tercio de la riqueza del país.

En su primer discurso tras conocer los resultados provisionales, el presidente electo tranquilizó y prometió “desterrar la corrupción” y erradicar la impunidad. “Voy a gobernar con rectitud y justicia. No les fallaré”, resaltó AMLO.

El candidato de 64 años, que encabezaba la alianza Juntos Haremos Historia, aseguró desde la plaza de la Constitución de Ciudad de México que acabar con la corrupción y la impunidad será una prioridad para el nuevo Gobierno y aseguró que “todo el mundo será susceptible de ser castigado”, según informó el diario local ‘El Sol de México’.

Tras conocer su contundente victoria, sus rivales en la contienda electoral reconocieron los resultados y los líderes latinoamericanos, así como el presidente estadounidense, Donald Trump, se apresuraron a felicitar al ganador.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, expresó que espera que “las excelentes relaciones entre ambos países se mantengan”. El mandatario ecuatoriano, Lenin Moreno; su homólogo boliviano, Evo Morales; el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez y el de Honduras, Juan Orlando Hernández, también publicaron palabras de reconocimiento para Juan Manuel López Obrador.

Peña nieto

Por otra parte, el actual dirigente mexicano, Enrique Peña Nieto, deseó éxito a su sucesor y se comprometió a trabajar para lograr una satisfactoria transición de poder. Según el presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, los resultados provisionales concedieron al conservador Ricardo Anaya de la coalición ‘Por México al Frente’, un 22 por ciento de los apoyos, mientras que el aspirante del gubernamental Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Antonio Meade, habría quedado en tercer lugar con un 16 por ciento de apoyos. Los datos del INE señalaron que el candidato independiente Jaime Rodríguez Calderón, conocido como ‘El Bronco’, se habría hecho con un 5,5 por ciento de las papeletas.

Meade admitió su derrota y expresó sus mejores deseos para el nuevo gobierno. Jaime Rodríguez Calderón, candidato independiente, también admitió la victoria de AMLO, aunque aseguró que seguirá trabajando “al 100 por cien para generar conciencia y un cambio de actitud en los mexicanos”. “Evidentemente los mexicanos tienen hoy un resultado (…) y obviamente me hubiera gustado una segunda vuelta”, lamentó el apodado como ‘El Bronco’.
Por su parte, López Obrador instó a la reconciliación.

FuenteEuropa Press
Compartir