La marcha recorrió las principales calles del país como Picadilly Circus, la plaza de Trafalgar.
La marcha recorrió las principales calles del país como Picadilly Circus, la plaza de Trafalgar. / Efe
Publicidad

Un millón de personas —según los convocantes— salieron ayer a las calles de Londres para exigir un segundo referéndum y dar marcha atrás a la salida de Reino Unido de la UE bajo el lema “Que decida la gente”. En las pancartas se pudieron leer otros mensajes como “el mejor acuerdo es que no haya brexit”, “si en democracia no se puede cambiar de opinión, ya no es una democracia” o “queremos que la gente vote” en medio de una marea en la que es ya la mayor movilización contra el brexit.

“Me sentiría distinto si fuera un proceso bien gestionado y el Gobierno estuviera tomando decisiones sensatas, pero es un caos absoluto”, señaló uno de los participantes, Gareth Rae, de 59 años, quien viajó a la capital desde Bristol. “El país quedará dividido pase lo que pase y es peor estar divididos por una mentira”, remachó en declaraciones a Reuters.

La marcha partió del Marble Arch, en uno de los vértices de Hyde Park, y recorrió las principales calles de la ciudad pasando por Picadilly Circus, la plaza de Trafalgar y el 10 de Downing Street —residencia oficial de la primera ministra— para terminar frente a Westminster, la sede del Parlamento. En este sentido, contó con londinenses y también con ciudadanos de otras partes del país, ya que se han fletado unos 200 autobuses.

La cifra de más de un millón de participantes dada por la organización se sitúa por encima de los 700.000 asistentes que logró la anterior manifestación contra el brexit, celebrada el pasado mes de octubre. Sin embargo, estas cifras no pudieron ser verificadas de forma independiente y la Policía no quiso dar ninguna estimación.

En general, esta sería la segunda mayor manifestación en la historia de Londres, solo por detrás de la marcha contra la guerra de Irak que en febrero de 2003 reunió a casi dos millones de personas.

En la marcha participaron políticos de distinto signo, incluidos algunos diputados del Partido Conservador que se dirigieron a la multitud ante el Parlamento. También estuvieron el ‘número dos’ del Partido Laborista, Tom Watson, la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, o el alcalde de Londres, Sadiq Khan.

Otra de las participantes, Phoebe Poole, de 18 años protestó con una pancarta con la frase “”never gonna give EU up” y se quejó de que no tenía la mayoría de edad en 2016, cuando se aprobó el brexit.