Londres envía otro buque al golfo Pérsico entre tensiones con Irán

El país asiático reclama a Reino Unido la liberación del superpetrolero retenido en Gibraltar desde la semana pasada ante la sospecha de que transportase petróleo a Siria

41
Fotografía del superpetrolero iraní retenido en Gibraltar.
Publicidad

El Gobierno del Reino Unido anunció ayer el envío de un segundo buque de guerra al golfo Pérsico para reforzar su presencia en la región, después de que embarcaciones iraníes tratasen de impedir el jueves el paso de un petrolero británico por el estrecho de Ormuz.

El destructor “Duncan”, actualmente en aguas del Bósforo (Turquía), se desplazará al golfo Pérsico para operar junto con el “Montrose”, que impidió el jueves que barcos iraníes interceptaran al buque comercial británico.

El “Montrose” tiene previsto retirarse de la región próximamente por labores de mantenimiento, pero las tensiones con Irán adelantaron el envío de su relevo y ambos navíos se mantendrán en la zona durante un corto periodo de tiempo, según revelaron medios británicos.

“Esto asegurará que el Reino Unido, junto con sus aliados internacionales, es capaz de continuar asegurando la libertad de navegación para los barcos que atraviesan esta ruta comercial vital”, señaló un portavoz del Ejecutivo británico.

El ministro británico de Exteriores, Jeremy Hunt, subrayó por su parte que el Reino Unido tiene la “responsabilidad de proteger a los barcos” del Reino Unido.

“Debemos reaccionar de manera acorde a las amenazas que afrontamos”, señaló Hunt, uno de los dos candidatos conservadores junto con su antecesor, Boris Johnson, para hacerse con el liderazgo del Partido Conservador y la jefatura de Gobierno británico a finales de este mes.

En una entrevista con la cadena BBC Radio 4, el ministro de Exteriores recalcó asimismo que su objetivo es tratar de “suavizar la situación” de tensión en el golfo Pérsico.

“Queremos hacer todo lo posible para asegurarnos de que no se produce una escalada sin intención, lo que podría ser muy peligroso para el mundo”, dijo Hunt.

superpetrolero

Desde Irán urgieron ayer al Reino Unido a liberar “lo antes posible” el superpetrolero iraní retenido desde hace más de una semana en Gibraltar, después de que el pasado jueves la policía del Peñón arrestara al capitán y al primer oficial del buque.

El portavoz del Ministerio de Exteriores, Abas Musaví, dijo que las razones del Reino Unido para incautar el superpetrolero Grace 1 son “irrelevantes desde el punto de vista legal”, según la agencia oficial IRNA.

Las autoridades de Gibraltar sostienen que el buque llevaba petróleo a una refinería de Siria, lo que viola las sanciones impuestas por la Unión Europea, pero Irán niega que el país árabe fuera su destino.

Al respecto, Musaví afirmó que el Grace 1 “no puede atracar en los puertos sirios porque es un superpetrolero” y que, aunque se dirigiera al país árabe, se supone que las sanciones europeas no son extraterritoriales.

“Nuestra pregunta a los británicos es si la República Islámica de Irán está bajo sanciones de la Unión Europea. ¿Está Europa imponiendo sanciones al petróleo (iraní)?”, cuestionó.

El petróleo iraní está desde noviembre de 2018 bajo sanciones de EEUU, que adoptó esta medida tras retirarse unilateralmente del acuerdo nuclear de 2015, un pacto que cuenta todavía con el apoyo de la UE.

La investigación sobre el Grace 1 en Gibraltar sigue todavía su curso y la Policía gibraltareña está interrogando al capitán y al primer oficial, que fueron detenidos tras un registro del buque en el que se intervinieron y analizaron documentos y dispositivos electrónicos.