Las autoridades buscan a un “sospechoso” del atentado registrado en una grabación

0

El primer ministro de Tailandia, Prayuth Chan Ocha, afirmó ayer que las autoridades están buscando a un “sospechoso” visto en una grabación de seguridad cerca del lugar del atentado ejecutado el lunes en la capital, Bangkok.

Las imágenes muestran a un hombre aparentemente joven que viste camiseta amarilla y porta una mochila a la espalda. Las fotografías corresponden a la grabación de una cámara de seguridad situada en las inmediaciones del lugar de la explosión.

“He ordenado que se analicen las cámaras porque hay un sospechosos, pero no está claro quién es”, dijo Prayuth. El atentado se saldó con al menos 22 muertos y más de 120 heridos.

El atentado fue ejecutado en el templo hindú de Erawan, frecuentado tanto por residentes locales como por turistas, especialmente del este de Asia, y en sus alrededores hay varios hoteles y centros comerciales.

El lugar fue escenario de multitudinarias protestas políticas estos años y registró otros dos ataques con bomba. En febrero, estalló un artefacto junto al centro comercial Siam Paragon y en abril explotó un coche bomba en el aparcamiento del Central Festival Koh Samui.

Por el momento ningún grupo reclamó la autoría del atentado, si bien el jefe del Ejército, Udomdej Sitabutr, afirmó ayer que el atentado “no coincide” con las tácticas utilizadas por los separatistas del sur.

“Esto no coincide con los incidentes en el sur de Tailandia. El tipo de bomba usada no es similar a las utilizadas en el sur”, dijo Udomdej, quien es además el viceministro de Defensa.

Horas antes, el Gobierno había descartado que el ataque sea obra de los insurgentes musulmanes a los que se enfrenta en el sur del país desde hace más de una década. Los rebeldes islamistas no suelen extender sus acciones fuera del bastión de la etnia malaya.

Bangkok también fue el escenario en el día de ayer de un nuevo incidente con un explosivo por el supuesto lanzamiento de un artefacto desde uno de los puentes de la capital tailandesa, aunque en este caso no se produjeron daños personales ni materiales en su explosión.