Vista del interior de la catedral de Notre Dame de Paris después del incendio que asoló el emblemático edificio durante el lunes.
Vista del interior de la catedral de Notre Dame de Paris después del incendio que asoló el emblemático edificio durante el lunes. / EFE
Publicidad

Los tres rosetones principales de la catedral de Notre Dame así como el órgano principal no han resultado destruidos por el grave incendio que arrasó buena parte del histórico monumento, si bien aún se desconoce el alcance de los daños sufridos como resultado del humo y las llamas.

“Por lo que he podido ver, las vidrieras no han resultado alcanzadas, los tres bellos rosetones que datan de los siglos XII y XIII estaban aún ahí”, explicó a la cadena de televisión BFM el portavoz de la catedral, André Finot, quien pudo visitar la nave durante la noche.

Según Finot, otras vidrieras sí que sufrieron daños durante el siniestro. “Se trata de vidrieras del siglo XIX, mucho menos importantes, las que se han visto afectadas, pero no las joyas del siglo XIII”, subrayó. “Ha sido casi como un milagro, estamos muy aliviados”, reconoció.
Tampoco se vio afectado el órgano, confirmó, aunque “podría haber experimentado algunos daños por la fuerte presión del agua” empleada para extinguir las llamas que comenzaron en el tejado de la catedral poco antes de las 19.00 horas del lunes, añadió.

El organista titular de la catedral, Vincent Dubois, también expresó su alivio por el hecho de que el órgano se haya salvado. “Es un milagro”, comentó en declaraciones a franceinfo. El músico reconoció que pasó la noche “con los dedos cruzados para que las claves de la bóveda no cayeran” sobre el órgano.

Según Dubois, ahora lo que habrá que hacer sería “desmontar el instrumento y preservarlo hasta que el techo y la bóveda estén consolidados”.

El gran órgano de Notre Dame —que tiene tres en total— está compuesto por cinco teclados con 109 teclas y casi 8.000 tubos. “El sonido del instrumento resonaba en una acústica particularmente excepcional que hace de él uno de los instrumentos emblemáticos del mundo actual”, defendió Dubois.

traslado al louvre

También se salvó de las llamas buena parte de las obras que componen el Tesoro de la catedral, que fueron rescatadas por los bomberos durante las labores de extinción y trasladadas al Ayuntamiento de París. Desde allí, según informó el ministro de Cultura, Franck Riester, se trasladará al museo del Louvre, donde se conservarán entre otras cosas al corona de espinas y la túnica de San Luis.

En cuanto a las grandes pinturas del edificio, precisó el ministro en declaraciones a la prensa frente a la catedral, “podrán ser retiradas previsiblemente a partir del viernes por la mañana”. Ya en el Louvre, se procederá a “protegerlas, conservarlas y restaurarlas” por los posibles daños causados por el humo, añadió Riester, que confirmó que los tres rosetones “no han sufrido daños catastróficos”.

Más bella todavía

El presidente francés, Emmanuel Macron, fijó este martes en cinco años el periodo para reconstruir “todavía más bella” la catedral de Notre Dame de París, un día después de que fuera parcialmente devastada por un incendio.

“Somos un pueblo de emprendedores. Tenemos mucho que reconstruir. Y la reconstruiremos. Más bella todavía”, aseguró el presidente en una alocución solemne televisada a la nación desde el palacio del Elíseo.

“Quiero que esté terminada en cinco años. Podemos hacerlo. Y para hacerlo nos movilizaremos”, agregó Macron, que aseguró que en la tragedia de Notre Dame hay una oportunidad de unir al pueblo francés.

Macron aseguró que el pueblo francés ha sido capaz de levantar grandes obras y reconstruirlas. “El incendio de Notre Dame nos recuerda que nuestra historia no se detiene nunca, que siempre habrá dificultades que superar, que aquello que creemos indestructible puede ser dañado. Todo lo que supone la Francia, material, espiritual y vivo, es frágil. No debemos olvidarlo”, señaló

Agregó que les corresponde a los franceses “garantizar la continuidad de la nación”.
Durante el drama, señaló, “cada uno dio lo que tenía” y quiso ver en esa prueba de solidaridad una muestra de unidad. “Comparto vuestro dolor, pero también vuestra esperanza. Ahora tenemos que trabajar. Actuaremos y triunfaremos”, aseguró.