Las encuestas castigan a Trump y dan el Congreso a los demócratas

Las polémicas medidas tomadas por el presidente animan la participación después del descenso en las últimas elecciones • Los republicanos conservarían el control del Senado

63
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante un mitin para pedir el voto al Partido Republicano.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante un mitin para pedir el voto al Partido Republicano. / EFE
Publicidad

El Partido Demócrata lidera las encuestas sobre el futuro dominio del Congreso de EEUU según dos sondeos publicados a menos de 48 horas de las elecciones legislativas donde los republicanos podrían perder el control de la cámara baja de la legislatura, aunque todo parece indicar que retendrán el Senado.

Según una encuesta del WSJ/NBC News, el Partido Demócrata mantiene siete puntos de ventaja sobre los republicanos a la pregunta de qué partido debería controlar el poder legislativo en el país; la misma diferencia que otorga otro sondeo del Washington Post/ABC News (50 a 43%).

La web especializada en sondeos FiveThirtyEight concede a los Demócratas un 84,5 por ciento de posibilidades de ganar la Cámara de Representantes, y a los Republicanos un 84,7 por ciento de mantener el Senado.

Cada partido tiene elementos a su favor en estos comicios: los Demócratas cuentan con un repunte de la participación contra la apatía de su electorado en las dos últimas elecciones de 2014 y 2016; los republicanos apuestan por el impacto de la figura de su líder, el presidente Donald Trump, y la próspera situación económica, con el porcentaje de desempleo más bajo desde los años 60.

La ventaja demócrata puede ser engañosa dado el acusado descenso que han experimentado en las encuestas desde el pasado mes de agosto, cuando su ventaja se disparó hasta los 14 puntos, según la encuesta del Post/ABC.

Con todo, se espera que estos comicios sean los que registren un mayor índice de participación desde 2006, cuando comenzaron a publicarse estos datos, con porcentajes que podrían llegar, en el mejor de los casos, al 70 por ciento de los votantes registrados.

Los republicanos temen que la volátil figura de Trump haya despertado a los apáticos votantes demócratas que se ausentaron de las urnas hace dos años, de ahí que los analistas hayan visto en la gira que ha llevado a cabo el presidente en los últimos días un esfuerzo de última hora.

“No es una buena señal para los republicanos si tienen que gastar todos estos recursos en una batalla por el que no deberían estar luchando”, dijo Simon Haeder, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de West Virginia, en una entrevista telefónica.