La reconstrucción nepalí sufrirá graves retrasos por los monzones

Las ONG recuerdan que la situación sigue siendo “crítica” y piden más ayuda internacional.

1

La organización humanitaria Acción Contra el Hambre (ACH) alertó de que la situación humanitaria de Nepal se puede agravar con la llegada de los monzones, lo que unido a la posterior temporada de invierno podría dilatar las tareas de reconstrucción en hasta seis meses, cuando se puedan levantar construcciones “más sólidas y duraderas”.

La responsable de emergencia de ACH, Chiara Saccardi, advierte de que la “reconstrucción verdadera llevara años”, sobre todo en zonas como Katmandú que por sus estructuras más complejas llevarán más tiempo que zonas rurales con construcciones sencillas.

Con respecto a la pérdida de patrimonio cultural, Saccardi aseguró que “nunca llegarán a tener todo lo que tuvieron”, al tiempo que describió como “muy fuerte” la tensión psicológica y el miedo que siente la población local ante la posibilidad de nuevos seísmos.

La responsable de ACH, que se encontraba en Nepal cuando el terremoto sacudió el país el pasado 25 abril, criticó la falta de financiación internacional ya que “se ha hablado mucho de Nepal tras el seísmo pero la ayuda financiera ha sido limitada”. Así, se calcula que tan solo ha llegado un 22 por ciento de los 400 millones de dólares que pidieron las ONG para responder a la situación de emergencia humanitaria.

“La situación es crítica y es necesario mantener la atención en este país y este pueblo que necesita mucha ayuda”, expresó Saccardi. ACH, que ya contaba con 30 personas centradas en programas de nutrición del país himalayo, fortaleció su presencia llegando a los 50 efectivos, de hecho durante los primeros días se desplazaron como hasta Nepal miembros de la ONG de India y Bangladesh.

La cooperante dibujó el caótico panorama que tuvo que afrontar el Gobierno nepalí, al cual consideró “el primer actor implicado en la respuesta” tras el terremoto, y quien pese a los “escasos medios” y la “complicada situación” llevó la iniciativa coordinando grupos de trabajo y estableciendo medidas “concretas y prácticas”.

Así, Saccardi resaltó que las autoridades locales se comprometieron con las tareas de reconstrucción e impulsaron reparaciones para los afectados por el seísmo. Tal y como especificó, el Gobierno estableció cuantías de programas de trabajo por dinero, por el cual la población local se involucra en tareas de reedificación y coordinación sanitaria a cambio de dinero que está destinado a que las familias reactiven y dinamicen el comercio local.

En palabras de la responsable de Acción Contra el Hambre, las críticas al Gobierno local “pueden ser fundadas, pero hay que tener en cuenta la complicada situación y la difícil gobernanza del país”.

Además, los propios funcionarios se vieron afectados tanto personal como institucionalmente por el terremoto. Haciendo un balance, Saccardi valoró que era “difícil proporcionar una reacción adecuada” al fuerte terremoto ya que las autoridades cuentan con muy pocos medios.

Colaboración española

Por su parte, las ONG Oxfam Intermón y Save the Children solicitaron ayer al Gobierno español “mayor compromiso” con la situación de emergencia en Nepal después del terremoto ya que consideran que la contribución r realizada hasta el momento “está por debajo” de lo que correspondería a España como país.

Ambas organizaciones remitieron una carta al ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, en la que reconocen la rápida y coordinada respuesta de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) con el flete del avión de ayuda de primera necesidad.

Sin embargo, consideran que es necesario un mayor compromiso del Gobierno de España con el llamamiento de Naciones Unidas de más de 380 millones de euros para responder a la emergencia en los próximos meses y la posterior reconstrucción del país. Hasta la fecha, España contribuyó a este fondo con más de 313.000 euros, correspondientes al flete de avión, lo que representa un 0,08 por ciento del total, explicaron.

“Esta es una cantidad que está muy por debajo de lo necesario y de lo que corresponde a nuestro país”, defienden desde Oxfam Intermón. “La situación en Nepal es dramática, un mes después cientos de miles de personas siguen sin casa, durmiendo en la calle, expuestas a la lluvia y enfermedades”.