La planta atómica de Onagawa, en estado de emergencia nuclear

En las últimas horas, la planta nuclear de Tokai también ha sufrido problemas en su sistema de refrigeración. Mientras tanto, el número de muertos ya ha aumentado a 1.353 y las pérdidas económicas a causa de los terremotos se estiman en 100.000 millones de dólares.

Tras la explosión ayer en la central nuclear de Fukushima, las autoridades japonesas han declarado hace unas horas el estado de emergencia nuclear para otra planta atómica, en Onagawa, debido al elevado nivel de radiactividad, según comunicó hoy el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Japón comunicó al OIEA de que la operadora de la central nuclear de Onagawa, Tohoku Electric Power Company, ha fijado el nivel de emergencia de esa central en uno, el más bajo de la escala, tras el devastador terremoto del pasado viernes.

Según el OIEA, la declaración de alerta se debió a “la lectura de los niveles de radiactividad permitida en los alrededores de la planta. Las autoridades japonesas están investigando la fuente de la radiación”. Asimismo, éstas últimas han informado al organismo de la ONU de que “los tres reactores en la planta nuclear de Onagawa están bajo control”.

Además, en las últimas horas una tercera planta nuclear, la de Tokai, situada en la provincia de Ibaraki (norte de Tokio), ha sufrido problemas en su sistema de refrigeración, según informó la agencia local Kyodo.

Víctimas y consecuencias económicas de los terremotos

Mientras van surgiendo nuevos problemas como el de la planta nuclear ya citada, en Japón se sigue contabilizando el número de víctimas, cuya cifra mortal se ha visto hoy aumentada a 1.353 personas. Además, el número oficial de desaparecidos es de 1.085, aunque se teme que las víctimas superen con creces las 10.000.

La policía de Miyagi, la provincia más afectada por el seísmo, cree que habrá al menos 10.000 fallecidos, mientras otras fuentes no descartan que pueda incluso incrementarse. Y es que, sólo en en Minamisanriku, una localidad costera de Miyagi totalmente arrasada por el tsunami que siguió al seísmo de 9 grados en la escala Richter, permanecen aún sin ser localizadas cerca de 9.500 personas.

En la totalidad del territorio japonés ya son 600.000 las personas que han sido evacuadas.

En cuanto al impacto económico que se estima pueda tener la catástrofe,desde Estados Unidos, por medio de las agencias AIR Worldwide y Eqecat, éste se cifra en pérdidas superiores a 100.000 millones de dólares para la economía de Japón y los seguros tendrán que hacer frente a hasta 34.600 millones por los daños causados en propiedades aseguradas.

Entre los daños registrados, algunos de los más importantes son aquellos que afectan a las instalaciones comerciale. La industria automovilística -Honda, Toyota y Nissan- y la tecnológica, como Sony, han cerrado sus fábricas. Eqecat calcula que las pérdidas para este tipo de propiedades se situarán entre 5.000 y 10.000 millones de dólares.

FuenteEfe  Washington
Compartir