La OMS y las ONG unidas para evitar la propagación de enfermedades en Nepal

0

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y las organizaciones que trabajan con ella en Nepal están movilizando recursos adicionales, incluidas medicinas y material médico, para evitar la posible propagación de enfermedades diarréicas entre los afectados por el devastador terremoto.

“Tras un terremoto de esta magnitud, el suministro de agua queda a menudo dañado y contaminado, aumentando el riesgo de que las personas que la beben desarrollen enfermedades diarréicas”, explicó el representante de la OMS en Nepal, Lin Aung. “Las condiciones de vida en los atestados refugios temporales aumentan las opciones de que este tipo de enfermedades puedan propagarse”, precisó también Aung.

Desde el terremoto, al menos 2,8 millones de personas se han visto desplazadas tras perder sus casas o por temor a quedarse en ellas ante las continuas réplicas. Muchos viven en condiciones precarias, incluidos en los 16 campamentos improvisados que se han creado en Katmandú.

Suministros

Además de establecer sistemas para identificar estas enfermedades de forma temprana, la OMS, el Gobierno nepalí y las ONG están suministrando agua potable y saneamiento, como letrinas y aseos móviles, a los campos de desplazados. Asimismo, también se está trabajando para mejorar la promoción de la higiene en los mismos. Para hacerlo posible, explicó la asesora regional de la OMS para Agua, Saneamiento y Salud, Payden, “la OMS ha estado suministrando tabletas de cloro para tratar el agua potable y materiales que incluyen jabón y toallas para mejorar la higiene, lo que reduce el riesgo de enfermedad”.

Asimismo, la OMS cuenta con kits que contienen medicinas y material médico para tratar casos de enfermedades diarréicas como antibióticos, sales de rehidratación oral o desinfectante.

En su comunicado, la agencia de la ONU indicó que se han registrado algunos casos esporádicos de enfermedades diarréicas en los campos para desplazados pero hasta ahora el número no ha superado lo esperado dadas las condiciones de vida y las intensas lluvias caidas en los últimos días.

“Ningún campo ha registrado un incremento que esté fuera de lo ordinario. No hay pruebas de un brote en estos momentos”, indicó el doctor Patrick Duigan, gerente de programa de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), responsable de establecer y mantener acomodación adecuada para los desplazados. Su trabajo es conjunto con la OMS y el Gobierno de Nepal.