La crisis migratoria y el empleo, prioridades de la UE este año

Holanda inicia la presidencia de la comunidad por duodécima vez sin “tiempo que perder”

0

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el colegio de comisarios del Ejecutivo comunitario viajaron a Amsterdam para dar comienzo formalmente a la presidencia de turno de la Unión Europea, que ostentará Países Bajos los próximos seis meses y que centrará sus prioridades en encontrar soluciones para paliar la crisis de refugiados, además de mejorar los sistemas de seguridad en la UE contra el terrorismo y profundizar en las reformas económicas.

“Europa se está enfrentando a una serie de problemas complejos, que necesitan cooperación en la UE”, expresó el primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, quien en rueda de prensa prometió una presidencia de su país “prágmática” y “centrada en los resultados”. “No hay tiempo que perder”, enfatizó.

En la misma línea, Rutte subrayó que estos son desafíos “que un país no puede resolver por sí mismo”, por lo que defendió la necesidad de “trabajar juntos” en el seno de la UE. “Para ser más fuerte, Europa tiene que trabajar unida. Pero trabajar juntos con 28 países, cada uno con su historia y sus intereses no siempre es fácil. Europa ha mostrado su habilidad para enfrentarse a un problema importante, como la crisis financiera y económica”, añadió.

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, destacó la importancia de que las instituciones comunitarias trabajen para “demostrar que actuar juntos aporta soluciones”, ante una sociedad “muy preocupada” por la crisis de refugiados y por los recientes atentados terroristas, pero también por el “inaceptable” desempleo que existe en muchos Estados miembro.

En relación a la crisis de refugiados, el primer ministro holandés destacó que la UE debe dar pasos para mejorar la seguridad en las fronteras externas y apoyar a los países de recepción en origen. “Estas acciones deben servir para contener los flujos y formular una solución para la gente que huye de la violencia”, afirmó.

En concreto, Rutte dijo que la presidencia de Países Bajos perseguirá tres objetivos en este ámbito. En primer lugar, reducir el flujo de refugiados hacia Europa, un punto de “crucial importancia”. Además, defenderá “una forma más justa” de compartir el control de las fronteras y trabajará para asegurar que todos los Estados miembros garanticen una capacidad de recepción suficiente.

A su vez, Juncker afirmó compartir la visión de Europa como una entidad “generadora de empleo”, así como las prioridades de la presidencia de Países Bajos para los próximos seis meses. En este sentido, el presidente comunitario mostró su confianza en avanzar en la unión económica y monetaria.

A este respecto, Juncker subrayó que es necesario progresar en la puesta en marcha del fondo único de garantía de depósitos, para actuar ante posibles quiebras de entidades financieras, una propuesta para la que Países Bajos presenta ciertas reticencias. Además, destacó la importancia de avanzar en el mercado único digital.