La confianza en Grecia de Merkel y Sarkozy salva a las bolsas europeas

Madrid, con un 2,5% de subida, lidera las ganancias entre los mercados bursátiles del Viejo Continente

La disposición mostrada ayer por Alemania y Francia para contener la crisis griega y la posibilidad de que China compre deuda italiana promovieron el avance de las plazas europeas, que subieron alrededor del 2%.

Madrid lideró las ganancias entre los mercados bursátiles del Viejo Continente con un avance del 2,53%; Milán subió el 2,19%; el índice Euro Stoxx 50, el 2,09%; Fráncfort, el 1,85%; París, el 1,4%; Zurich, el 1,06%, y Londres, el 0,87%.

Después de dos días de pérdidas, en los que la mayoría de los mercados europeos regresaron a niveles de marzo de 2009, las gestiones efectuadas por las autoridades europeas para buscar una solución a la posible suspensión de pagos de Grecia impulsaron la recuperación bursátil.

La conversación que mantendrán hoy la canciller alemana, Angela Merkel; el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro griego, Yorgos Papandreu, se convirtió en el principal sustento de la recuperación bursátil en esta sesión, con la expectativa de que estas conversaciones sirvan para desbloquear otros 8.000 millones de euros de ayuda a Atenas.

Los inversores consideraron que esta conferencia a tres, que podría complementarse con un encuentro entre una misión del FMI y los gobernantes griegos, contribuirá a solventar los problemas fiscales del país en riesgo.

La subida de los mercados se fundamentó también en la posibilidad de que el fondo soberano China Investment Corporation compre deuda italiana, después de que el Financial Times publicara que el ministro de Finanzas del territorio transalpino, Giulio Tremonti, recibió la semana pasada al presidente de CIC, Lou Jiwei.

Merkel apoyó a los mercados europeos al mostrarse optimista sobre la capacidad de esfuerzo de la eurozona y Finlandia para que Grecia pueda recibir los fondos de la ayuda acordada el pasado mes de julio. El rumor, luego desmentido, de que Merkel y Sarkozy iban a emitir un comunicado sobre el Estado heleno también sirvió para sostener a las plazas europeas.

Y todo ello después de que el día comenzara con las pesimistas declaraciones del presidente de EEUU, Barack Obama, en las que decía que ahora España es el problema. Y no solo España, sino también Italia, por la crisis de deuda que padecen ambas naciones. En opinión del demócrata, el «mayor problema» ocurrirá si los mercados de capital continúan huyendo de «grandes países» como las naciones española e italiana.

A pesar de que estas palabras causaron un gran revuelo, para la ministra de Economía, Elena Salgado, Obama tan solo «quería decir que hay que evitar el contagio».

Por su parte, la portavoz popular, Sáenz de Santamaría, adelantó que todo el trabajo de su partido está centrado en lograr que España «pase página» y recupere la estabilidad económica, para lo que es urgente iniciar un camino de reformas mejor planificado que el del Gobierno socialista.

FuenteAgencias  Berlín
Compartir