La UE y Londres aparcan los contactos políticos a la espera de Westminster

El Parlamento británico deberá votar hoy si acepta o no el Tratado de Retirada de Europa

15
Manifestantes proeuropeos se reúnen ante el parlamento de Reino Unido en Londres.
Manifestantes proeuropeos se reúnen ante el parlamento de Reino Unido en Londres. / Europa press 28 February 2019, England, London: Anti-Brexit, known as 'Remain' supporters, use an EU flag-themed umbrella to shelter themselves from the wind and rain, during a protest across the street from the Palace of Westminster. Photo: Jonathan Brady/PA Wire/dpa (Foto de ARCHIVO) 28/02/2019
Publicidad

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se reunieron anoche a última hora en Estrasburgo (Francia), a donde viajó la ‘premier’ en un último intento por desbloquear el acuerdo del brexit, en punto muerto por las reservas del Parlamento británico.

El encuentro tuvo lugar a las 21.00 horas, según anunció a través de Twitter el Ejecutivo comunitario, que a primera hora del lunes había dicho que los contactos a nivel político quedaban aparcados por la falta de resultados en las conversaciones técnicas del fin de semana.

El negociador jefe de la Unión Europea, Michel Barnier, también participará en la reunión, que tendrá lugar en la sede del Parlamento Europeo, que esta semana celebra en la ciudad francesa su sesión plenaria.

Además, May se verá a continuación con el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, según anunció él mismo en Twitter. «Se debe evitar un brexit sin acuerdo para proteger a nuestros ciudadanos y salvaguardar la estabilidad en su conjunto», escribió Tajani.

Westminster debe votar el martes si acepta o no el Tratado de Retirada, para el que muchos diputados reclaman cambios que flexibilicen la salvaguarda irlandesa y que la UE se niega a modificar. La UE a 27 sí ha ofrecido algún tipo de aclaración paralela que interprete el acuerdo con garantías legales para los británicos.

Si la Cámara de los Comunes rechaza este pacto, el siguiente voto será el miércoles para ver si respaldan entonces un divorcio caótico, a finales de este mes, pese a no haber acuerdo con el bloque comunitario.

El tercer paso que se contempla es un último voto el jueves para decidir si Londres debe solicitar a la Unión Europea una prórroga para evitar la salida abrupta el próximo 29 de marzo. Esta hipótesis puede darse si Londres lo pide formalmente y los líderes europeos lo aceptan unilateralmente.

En este sentido, desde Bruselas se recalcó en las últimas semanas que una prórroga solo tendría sentido si fuera con un objetivo y calendario claros que no alarguen la incertidumbre.