El jefe de la policía antiterrorista del Reino Unido, Neil Basu, durante la declaración ante los medios.
El jefe de la policía antiterrorista del Reino Unido, Neil Basu, durante la declaración ante los medios. / EFE
Publicidad

Las personas detrás de los envenenamientos con un agente nervioso en Inglaterra no han sido identificadas y la Policía no puede garantizar que no haya más restos de Novichok, advirtió ayer el máximo responsable antiterrorista de Scotland Yard, Neil Basu. El antiguo espía ruso Sergei Skripal y su hija fueron envenenados con Novichok en Salisbury en marzo y dos británicos enfermaron este mes tras verse expuestos al mismo agente nervioso. Uno de ellos, Dawn Sturgess, ha muerto, mientras que su pareja, Charlie Rowley, ha recuperado la consciencia.

“Me encantaría ser capaz de presentarme aquí y decir que hemos identificado y atrapado a los responsables y que estamos absolutamente seguros de que no hay más restos de agente nervioso en el país”, señaló Basu. “La cruda realidad, sin embargo, es que no puedo ofrecer tales garantías en estos momentos”, añadió.

El responsable de Scotland Yard subrayó que puede que nunca llegue a ser posible establecer el vínculo entre la muerte de Sturgess y el envenenamiento de los Skripal. “Esta es una sustancia muy rara prohibida por la comunidad internacional y que haya dos incidentes separados y distintos en un pequeño condado inglés es cuanto menos poco plausible”, defendió, según informó la BBC.

Contacto

Basu explicó que lo prioritario es encontrar la fuente del contacto con el Novichok por parte de la pareja británica, algo para lo cual el testimonio de Rowley, con el que los agentes han podido hablar brevemente, sería clave. “No sabemos dónde lo encontraron”, subrayó. “Espero que Charlie se recupere y cuando lo haga sea capaz de decirnos y quizá arrojar cierta luz sobre ello que nos permita reducir dramáticamente nuestra búsqueda”, dijo.

El responsable policial advirtió además de que, según los científicos, el Novichok puede seguir activo hasta 50 años. “Si estuviera sellado en un contenedor y estuviera en un vertedero, sería seguro, porque no lo tocaría nadie”, comentó.

En este sentido, Charlie Rowley, el británico de 45 años envenenado con el agente nervioso Novichok, ya no se encuentra en estado crítico y sigue recuperándose, según informó ayer el hospital en el que se encuentra internado en Salisbury.

“Charlie Rowley ha hecho nuevos progresos durante la noche. Ya no está en estado crítico”, explicó en un comunicado la directora de enfermería del Hospital de Distrito de Salisbury, Lorna Wilkinson. “Su condición es ahora grave, pero estable”, precisó.

Según Wilkinson, Rowley, que recuperó la consciencia este martes, “todavía tiene un largo camino para recuperarse pero el progreso que hemos visto hasta ahora es motivo de optimismo”. “Nuestro personal seguirá trabajando duro para ofrecer a Charlie la atención que necesita”, aseguró ante los medios.