El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ayer ofreciendo una rueda de prensa.
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ayer ofreciendo una rueda de prensa. / EFE
Publicidad

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dejó claro que el ataque con un agente químico en Reino Unido “tiene que tener consecuencias” porque es “inaceptable” y aseguró que “Reino Unido no está solo” y la Alianza está lista para prestarle apoyo.

“Apoyo plenamente la necesidad de dar una respuesta porque cuando vemos acciones como las que hemos visto el Salisbury tiene que tener consecuencias”, subrayó Stoltenberg en rueda de prensa preguntado por el envenenamiento del doble agente ruso Sergei Skripal y su hija con un agente nervioso militar en Reino Unido, cuyo Gobierno ha acusado a Rusia de estar detrás del incidente.

El secretario general aliado aseguró que no tienen “ningún motivo para poner en duda los hallazgos y evaluaciones que ha hecho Reino Unido”, que apuntan a Rusia como el responsable.

Antecedentes

“Hemos visto antes que Rusia ha estado implicada en el mismo tipo de incidentes y casos. Y sabemos que este agente nervioso ha sido producido en Rusia. Por tanto confiamos en las evaluaciones que ha hecho Reino Unido”, explicó el exprimer ministro noruego. “Estoy absolutamente seguro de que Reino Unido responderá y está respondiendo de forma proporcionada y medida”, aseguró.

Al ser preguntado por el tipo de apoyo práctico que los aliados podrían brindar a Reino Unido y si estaría justificado invocar el artículo 5 (la cláusula de defensa colectiva) en respuesta a este ataque, Stoltenberg aseguró que “no ha habido una petición del artículo 5”.

“Es importante que reaccionemos de forma proporcionada, medida y defensiva y no ha habido ninguna petición para el articulo 5”, algo que “compete a los países pedirlo”, explicó.
Dicho esto, dejó claro que “Reino Unido no está solo” y que “la OTAN está lista para dar apoyo” después de que los aliados acordaron este martes que se trata de un ataque “inaceptable” y “una violación clara de las normas y acuerdos internacionales” en la reunión del Consejo del Atlántico Norte en la que el Gobierno británico les informó del caso. Este jueves el asesor de seguridad nacional del Gobierno británico, Mark Sedwill, volverá a darles los últimos datos, explicó Stoltenberg, que avanzó que el lunes también se reunirá con el ministro de Exteriores británico, Boris Johnson.

Los aliados trasladaron este miércoles a Londres “su solidaridad” y exigieron a Rusia “responda a las preguntas de Reino Unido”, incluido sobre su programa de armas químicas, al tiempo que le ofrecieron “apoyo” para llevar a cabo la investigación, aunque Reino Unido, ha explicado, tiene “muchas capacidades” propias y de momento, “no ha pedido ningún tipo de apoyo práctico”, explicó el noruego.

“El apoyo político es importante porque envía un mensaje claro de que Reino Unido no está solo”, aseguró. “Tenemos que ver esto dentro de la imagen más amplia”, ha avisado Stoltenberg, que recordó el comportamiento “temerario” de Rusia en los últimos años como se ha visto con su anexión de Crimea, su presencia militar en Moldavia y Georgia, su interferencia en Montenegro y otros países de los Balcanes, así como “sus intentos de interferir en elecciones e instituciones democráticas y el refuerzo militar en el norte de Europa hasta Oriente Próximo”.

Expulsión de diplomáticos

Por otro lado, Rusia estaría preparando la réplica a la expulsión de 23 de sus diplomáticos que decidió Londres el miércoles y se hará efectiva en breve, como respuesta al envenenamiento del exespía Sergei Skripal y su hija del que responsabilizan directamente a Moscú.

Los aliados de Reino Unido han cerrado filas en torno a la decisión tomada por la primera ministra británica Theresa May mientras el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, anunció que su Gobierno ordenará “sin duda” que un grupo de diplomáticos británicos abandone el país como represalia a las medidas tomadas desde Downing Street.

Sergei Lavrov explicó en declaraciones a la agencia Sputnik que Rusia hará el anuncio “próximamente”, sin entrar en más detalles sobre el momento o la cifra de diplomáticos que se verán afectados. Antes de hacer público estos detalles, explicó, informará a las autoridades británicas.