Los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU durante la reunión en la sede de la organización.
Los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU durante la reunión en la sede de la organización. / efe
Publicidad

El Consejo de Seguridad rechazó la propuesta rusa para una resolución de condena a los bombardeos efectuados por EEUU, Francia y Reino Unido sobre presuntas instalaciones de desarrollo y almacenamiento de armas químicas del Gobierno sirio. Rusia había presentado esta petición al considerar que estos tres países (miembros permanentes del Consejo con derecho a veto) habían violado la Carta de la ONU al iniciar un ataque de manera unilateral y sin actuar con el respaldo de una resolución del máximo órgano ejecutivo de Naciones Unidas.

La propuesta rusa recibió tres votos a favor (Rusia, China y Bolivia), ocho en contra y cuatro abstenciones. Para su aprobación necesitaba nueve votos a favor y la ausencia de veto de los miembros permanentes.

El embajador boliviano ante las Naciones Unidas, Sacha Llorenti, denunció que EEUU y sus aliados actuaron de manera “contraria al derecho internacional, así como a los valores y principios de la Carta de las Naciones Unidas”.

Supuesta violación

“No se puede combatir la supuesta violación del derecho internacional con la violación del derecho internacional”, declaró Llorenti en referencia al presunto uso de armas químicas en la ciudad siria de Duma, al tiempo que enfatizó que de confirmarse el presunto uso de las sustancias tóxicas, los responsables deben ser castigados.

El embajador chino ante la ONU, Ma Zhaoxu, pidió a “todas las partes implicadas que pongan fin a cualquier actividad que pueda provocar una mayor escalada de la situación en el futuro”, y señaló que China está “profundamente preocupada” por la posibilidad de una escalada de tensiones.

La embajadora del Reino Unido ante la ONU, Karen Pierce, aseguró por su parte ante el Consejo de Seguridad que el uso de la fuerza es legítimo si se trata de salvar vidas. “En la opinión de Reino Unido no se puede considerar ilegal el uso de la fuerza para evitar la muerte de varias personas inocentes”, declaró en relación con el reciente ataque contra Siria, e insistió en que realizar una acción militar para aliviar el sufrimiento es “a la vez correcto y legal”.

De igual modo, el embajador francés ante Naciones Unidas, François Delattre, manifestó que los ataques de Francia en Siria no contradicen la Carta de la ONU, dijo. El bombardeo, en su opinión, “concuerda plenamente con los objetivos y valores proclamados incluso en las primeras líneas de la Carta de la ONU”.