La justicia de EEUU condena a El Chapo a cadena perpetua

Con esta sentencia se pone fin a un largo proceso que comenzó con arresto en 2016

29
Fotografía de archivo de 2016 del narcotraficante Joaquín “El Chapo” tras su recaptura en México.
Publicidad

El narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera fue ayer condenado a cadena perpetua, más 30 años adicionales, por un juez federal de Nueva York, lo que pone fin a este largo proceso judicial, que comenzó con su arresto en México en 2016 y su posterior extradición a Estados Unidos.

El Chapo, de 62 años, ya había sido declarado culpable el pasado mes de febrero por un jurado de los 10 cargos que enfrentó, incluida la participación en una empresa criminal continuada y los cargos de tráfico de drogas, entre otros.

El juez Brian Cogan, del tribunal de Brooklyn, aceptó así lo requerido por la Fiscalía de EE.UU y condenó de una a ocho cadenas perpetuas al Chapo, como marca la ley, por mantener de forma continuada una organización criminal, además de 30 años por el uso de armas de forma violenta, a lo que añadió 240 meses por blanqueo de dinero.

El Chapo pudo hablar ante el tribunal antes de dirigirse, ya de por vida, a la prisión y manifestó que él esperaba, cuando en 2017 fue extraditado, que su fama no sería un “factor determinante para administrar justicia”, pero sin embargo cree que al final “no ha sido así”.

víctimas del narco

Asimismo, el juez dio voz a una de las víctimas de Guzmán, por quien el narcotraficante llegó a pedir un millón de dólares para que fuese asesinada, la colombiana Andrea Velez, quien dijo entre sollozos que si ella pidió perdón ante la sociedad por formar parte del narcotráfico, “yo le pido perdón a usted y espero que me perdone”, manifestó mirando al Chapo.

El mexicano, que permaneció en una cárcel federal en Manhattan, considerada una de las más seguras de EEUU, afrontó un proceso judicial de tres meses en el que se escuchó a 56 testigos, entre ellos antiguos socios y empleados, y tras seis días de deliberaciones el jurado le halló culpable el pasado 12 de febrero y ahora, tras llegar extraditado hace 30 meses, pasará el resto de sus vidas en una cárcel de Estados Unidos.