La jornada 18 de los “chalecos amarillos” acaba con 121 detenidos

Estas cifras son considerablemente superiores a las de jornadas anteriores y coincide con un aumento de la violencia con barricadas, saqueos y luchas contra la policía

17
Varios “chalecos amarillos” se enfrentan contra la policía antidisturbios ante el restaurante Fouquet en París.
Varios “chalecos amarillos” se enfrentan contra la policía antidisturbios ante el restaurante Fouquet en París. / EFE
Publicidad

Al menos 121 personas han sido detenidas durante los disturbios de ayer durante una nueva jornada de movilizaciones de los “chalecos amarillos” en el que es ya el 18º sábado consecutivo de protestas, según informó la Policía.

Esta cifra de detenidos es considerablemente superior a la de jornadas anteriores de protesta y coincide con un incremento de la violencia con barricadas, saqueos de comercios de lujo y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en el centro de París.

En cuanto a la participación, las autoridades reconocieron 14.500 manifestantes en toda Francia hasta las 14.00 horas, 10.000 de ellos en París, un aumento importante con respecto al sábado pasado, cuando a la misma hora se habían contabilizado 7.000 manifestantes en toda Francia, 2.800 de ellos en París.

Además, se informó de al menos once heridos leves —incluidos dos policías— debido a un incendio en una sucursal bancaria de la avenida Franklin D. Roosevelt parisina. “Dos personas han sido salvadas de las llamas, una mujer y su bebé, que habían quedado atrapados en el segundo piso”, explicó el departamento de bomberos.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, subrayó en torno a las 14.00 horas que el fuego está bajo control y atribuyó el incidente a “asesinos” infiltrados entre los manifestantes del movimiento de los “chalecos amarillos”. “Los individuos que cometieron este acto no son ni manifestantes ni matones: son asesinos”, señaló Castaner.

También la alcaldesa de París, la gaditana Anne Hidalgo, condenó “los abusos insoportables cometidos”. “Condeno en los términos más enérgicos los abusos insoportables cometidos”, indicó Hidalgo en su cuenta en Twitter.

Tanto la prensa como las autoridades denunciaron la presencia de “matones” y “radicales anticapitalistas” entre los “chalecos amarillos”. “¡Emmanuel Macron, jefe de la estafa!” o “¡Vamos a registrar tu casa!” fueron algunas de las consignas coreadas.

El ministro del Interior, Castaner, denunció igualmente la presencia de “matones profesionales” y emplazó a la Policía a responder “con la mayor firmeza”. Castaner aseguró que “los matones han venido a atacar París”. “Los ultraviolentos, unos 1.500, están ahí, responden al llamado a la violencia de algunos líderes de los chalecos amarillos (…). He dado instrucción de no dejar pasar nada”, apuntó.

Para Castaner, el movimiento de “chalecos amarillos ya no existe en la vida cotidiana”, sino que se trata ya de un movimiento que se retroalimenta con apenas 200 personas movilizadas.