Cientos de venezolanos cruzan el Puente Internacional Simón Bolívar para llegar hasta territorio colombiano. / EFE
Publicidad

El número de venezolanos que han abandonado su país por la crisis ha superado la barrera de los cuatro millones, anunciaron ayer conjuntamente la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Agencia de Refugiados de las Naciones Unidas (ACNUR).

Los ciudadanos venezolanos se han convertido en uno de los grupos de poblaciones desplazadas más grandes del mundo, tras la aceleración del éxodo masivo a partir de 2016.

En solo siete meses, contados desde noviembre de 2018, el número de refugiados y migrantes venezolanos aumentó en un millón, según datos de las autoridades nacionales y de otras fuentes creíbles utilizados por ambos organismos de la ONU.

“El ritmo de salidas de Venezuela ha sido asombroso. Unos 695.000 a finales de 2015, la cantidad de refugiados y migrantes de Venezuela se ha disparado a más de 4 millones a mediados de 2019”, señalaron la OIM y ACNUR en una declaración común.

La gran mayoría de venezolanos se han trasladado a otros países de la región.

Sin precedentes

Actualmente, Colombia acoge a 1,3 millones de ellos, seguido de Perú, con 768.000; Chile con 288.000; Ecuador con 263.000; Argentina con 130.000; y Brasil con 168.000.

“Estas cifras son alarmantes y resaltan la necesidad urgente de apoyar a las comunidades de acogida en los países receptores”, comentó el representante especial de ACNUR-OIM para refugiados y migrantes venezolanos, Eduardo Stein.

Citado en la declaración, Stein alabó a los países de América Latina y el Caribe “por estar haciendo su parte para responder a esta crisis sin precedentes”, pero agregó que no pueden seguir haciéndolo solos, sin ayuda internacional.

Ambos organismos están intentando prestar parte de ese apoyo mediante un plan regional lanzado el pasado diciembre Y que les permitiría asistir a 2,2 millones de venezolanos en los países receptores y a 580.000 personas en comunidades de acogida en 16 países.

El gran problema con el que se han topado es la escasa financiación que ha recibido ese plan, cuyo presupuesto actualmente solo está cubierto en un 21 %.

De otra parte, el jefe del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, a quien una cincuentena de países reconocen como presidente encargado, dijo que “no está planteada” otra reunión exploratoria entre la oposición y el Gobierno de Nicolás Maduro para sentar las bases de una nueva mesa de negociaciones.

“Hoy no está planteado. ¿Por qué? Porque si no aproxima a eso (abandono de Maduro del poder) no sirve, punto. No está planteada ninguna reunión”, dijo durante en acto con simpatizantes, gremios y patronales en el estado de Carabobo (centro-norte).

Con estas declaraciones Guaidó respondió a los crecientes rumores sobre una nueva reunión en Noruega entre representantes opositores y del Gobierno, que ya se han encontrado dos veces para buscar una salida a la acuciante crisis política y económica que atraviesa la nación.

“Cuando haya información nueva yo les informaré, pero hoy no está planteada una nueva reunión”, insistió. Guaidó también pidió a los simpatizantes del antichavismo confiar en “la ruta” que ha emprendido.