La CDU perpetúa el modelo Merkel al elegir a su candidata presidenta

Annegret Kramp-Karrenbauer se impone por un escaso margen de apoyos a Friedrich Merz como nueva líder conservadora • La canciller deja de liderar su formación 18 años después

14
Angela Merkel felicita a Annegret Kramp-Karrenbauer (izq) tras ser elegida nueva presidente del CDU.
Angela Merkel felicita a Annegret Kramp-Karrenbauer (izq) tras ser elegida nueva presidente del CDU. / EFE
Publicidad

La actual secretaria general de la Unión Cristiano Demócrata (CDU), Annegret Kramp-Karrenbauer, cumplió los pronósticos y se alzó como vencedora de la votación para elegir al sustituto de la canciller, Angela Merkel, al frente del partido conservador.

Kramp-Karrenbauer, a la que durante meses se ha visto como la sucesora natural de Merkel, superó en la segunda vuelta al exlíder del grupo parlamentario de la CDU Friedrich Merz, después de que ambos se impusieran en una primera ronda al tercero en discordia, el ministro de Sanidad, Jens Spahn.

Sin embargo, la victoria de Kramp-Karrenbauer no fue todo lo amplia que cabía esperarse en un primer momento y fue elegida con el 51,8% de los votos en la segunda vuelta. En concreto, logró el apoyo de 517 delegados, frente a los 482 que optaron por Merz.

“Acepto la designación y agradezco la confianza”, declaró Kramp-Karrenbauer al conocer la noticia, todavía con lágrimas en los ojos. “Agradezco a mis rivales por una campaña justa como la que hemos hecho”, destacó en sus primeras palabras.

La vencedora, que comparte con su mentora un estilo sobrio y poco propenso a los grandes gestos, comenzó su carrera política hace más de tres décadas en su localidad natal, Püttlingen, situada en el suroeste de Alemania, cerca de la frontera con Francia.

Desde 2010 forma parte de la Ejecutiva de la CDU e integró la delegación democristiana que negoció el acuerdo para la formación de una nueva coalición de Gobierno con los socialdemócratas. En febrero, la entonces primera ministra de Sarre fue ascendida como número dos del partido cuyo mando asume ahora.

Durante el discurso previo a la votación del millar de delegados reunidos en Hamburgo, Kramp-Karrenbauer describió a la CDU como “el último unicornio de Europa” por el alto nivel de apoyo del que sigue gozando entre la ciudadanía y llamó a la formación a demostrar más “valor” y “confianza” de cara al futuro.

“Si tenemos valor viviremos en una Europa fuerte, en una Europa con un euro a prueba de crisis y con un Ejército europeo que sea una realidad”, defendió, con el objetivo último de contar con una CDU “fuerte” que, por primera vez en 18 años, no tendrá como principal responsable a Angela Merkel.

“Da igual quien gane. Ninguno de los candidatos desencadenará el hundimiento de la CDU”, declaró, después de que en estos últimos días se especulase sobre el distinto perfil de los tres candidatos. “Para mí no hay una CDU liberal, o una CDU de valores conservadores. ¡Somos una familia! Y así es como debe continuar”, proclamó entre aplausos.

Kramp-Karrenbauer, apodada la ‘mini Merkel’, tiene por delante la difícil tarea de pasar página a la etapa de la actual canciller, algo de lo que ella misma es consciente. “La gente me considera una mini, una copia, un simple más de lo mismo, pero puedo decir que estoy aquí por mí misma”, subrayó.

Merkel, canciller de Alemania desde 2005, decidió a finales de octubre ceder las riendas del partido que ha liderado desde el año 2000 tras los malos resultados obtenidos por su bloque conservador en las últimas elecciones regionales y la caída en picado de la intención de voto.

Sin embargo, prevé seguir como canciller hasta 2021, al frente de la ‘gran coalición’ con los socialdemócratas. Será entonces cuando en principio Kramp-Karrenbauer se proclame candidata formal para ser la próxima jefa de Gobierno de Alemania.