Familiares de víctimas del avión siniestrado en el mar de JAva registran los enseres recuperados.
Familiares de víctimas del avión siniestrado en el mar de JAva registran los enseres recuperados. / EFE
Publicidad

El piloto que realizó el vuelo anterior en el avión de Boeing 737 Max 8 de Lion Air siniestrado en el mar de Java emitió en ese trayecto un aviso de urgencia por problemas técnicos y pidió regresar al aeropuerto de origen pero, minutos después, desactivó la alerta y el procedimiento al lograr recuperar la normalidad con el aparato.

En el vuelo del domingo el piloto de la aeronave emitió minutos después de despegar un aviso de urgencia por problemas técnicos —una llamada ‘pan-pan’, como se conoce en terminología aeronáutica a una situación de urgencia en la que no corre peligro ninguna vida— y pidió retornar al aeródromo de origen.

Herson, el jefe de la autoridad portuaria de la zona de Bali-Nusa Tenggara, explicó que, después de ese mensaje de urgencia, el piloto informó a la torre de control de que la situación ya había cambiado y la aeronave volaba en parámetros normales, por lo que desactivó la alarma y el procedimiento de retorno y continuó con el trayecto hasta Yakarta.
“El capitán estaba con confianza suficiente para volar a Yakarta de Denpasar”, aseguró Herson, que solo se identificó con ese nombre y que habló por teléfono desde Bali. Cuando el avión envió el mensaje de urgencia, otro piloto que estaba aproximándose a Bali después del despegue de la aeronave de Lion Air recibió la orden de volar en círculos a la espera de ver cómo se resolvía la urgencia mientras escuchaba la conversación del piloto de Lion Air con los controladores de tráfico aéreo.

“Debido a la llamada ‘pan-pan’, nos dijeron que aguantáramos, sobrevolando en círculos en torno al aeropuerto”, indicó este piloto, que pidió no ser identificado por no estar autorizado a hablar con los medios. “El avión de Lion pidió volver a Bali cinco minutos después del despegue pero entonces el piloto dijo que el problema había sido resuelto y que se dirigía directo hacia Yakarta”, añadió.

Los pilotos emiten los avisos ‘pan-pan’ para informar de situaciones de urgencia en vuelo en las que no hay peligro de pérdida de vidas. Estos avisos son el escalón anterior a la alerta más grave, la alarma ‘mayday’, que conlleva una grave situación de peligro con riesgo de pérdidas de vidas.

El vuelo anterior del avión de Lion Air tuvo lugar el 28 de octubre, de Denpasar a Yakarta, con aterrizaje en destino a las 22.55 (hora local). Ese mismo avión, un Boeing 737 Max, despegó el 29 de octubre a las 6.20 (hora local) y se estrelló en el mar de Java trece minutos después. Antes del accidente, el piloto solicitó regresar al aeropuerto y se le autorizó pero no llegó a realizar la maniobra.

Revisar precios

Por otro lado, el Gobierno de Indonesia podría revisar los precios de los vuelos de bajo coste para incrementar los mínimos fijados por las aerolíneas, una decisión que se adoptaría tras el accidente del avión, según contó ayer el ministro de Transporte indonesio, Budi Karya Sumadi.

El titular de Transportes indonesio dijo que el presidente del país, Joko Widodo, ordenó una revisión de toda la normativa de seguridad aérea tras el siniestro del Boeing 737 Max, que se estrelló en el mar de Java con 189 personas a bordo trece minutos después de haber despegado de Yakarta.

“De acuerdo con las normativas, la internacional y la nuestra, un accidente como este no debería suceder. Al haber sucedido, tenemos que hacer una evaluación”, dijo Sumadi.
Y es que, el accidente del vuelo JT610 de la compañía de bajo coste Lion Aire fue el segundo siniestro aéreo más grave de la historia de Indonesia. Hasta el momento, las autoridades recuperaron fragmentos de varios cadáveres y una de las ‘cajas negras’ de la aeronave, la que almacena los datos de vuelo, pero todavía están intentando encontrar el fuselaje del aparato, en el que se cree que estarían atrapados los cuerpos de quienes volaban en la aeronave.