El líder norcoreano, Kim Jong-un (i), y el presidente chino, Xi Jinping posan ante los medios de comunicación.
El líder norcoreano, Kim Jong-un (i), y el presidente chino, Xi Jinping posan ante los medios de comunicación. / EFE
Publicidad

El líder norcoreano, Kim Jong Un, se comprometió ayer a contribuir a la desnuclearización de la península de Corea durante la reunión celebrada en Pekín con el presidente de China, Xi Jinping, en el marco de su primera visita al gigante asiático desde que asumió el poder a finales de 2011. Kim, que aseveró que la situación ha mejorado después de que Corea del Norte tomara la iniciativa para reducir las tensiones en la zona, manifestó que está determinado a transformar las relaciones intercoreanas haciendo uso de la reconciliación y la cooperación.

“Es nuestra decisión comprometernos con la desnuclearización de la península de acuerdo con los deseos de los exlíderes Kim Il Sung y Kim Jong Il”, continuó Kim, que grantizó que está dispuesto a dialogar con Estados Unidos y Corea del Sur, así como a reunirse con los líderes de los dos países.

Atmófera de paz

“El asunto de la desnuclearización de la península de Corea puede resolverse si Estados Unidos y Corea del Sur responden a nuestra buena voluntad y crean una atmósfera de paz y estabilidad mientras se toman las medidas pertinentes para lograr la paz”, explicó Kim, que ha acudido a China con junto a su mujer, Ri Sol Ju.

Xi destacó que China se mantiene a favor de la desnuclearización de la zona mientras se salvaguarda la paz y la estabilidad y se resuelven los problemas mediante el diálogo y la consulta.

Durante la conversación mantenida en el Gran Salón del Pueblo, Xi dio la bienvenida a Kim en nombre del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) y ha agradecido a Kim el mensaje de enhorabuena enviado tras su reelección al frente del partido en el marco del 19º Congreso Nacional.

Según recogió la agencia de noticias Xinhua, la visita de Kim, que ha tenido lugar en un momento de gran importancia para los países de la región, constituye para el dirigente chino un reflejo de la relevancia que tienen las relaciones entre China y Corea del Norte para su líder y su partido.

Ambos líderes han destacado la importancia de llegar a acuerdos sobre materias de mutuo interés.