Juzga desde hoy a un exmilitar melillense que se convirtió a la yihad

33
Los vídeos y fotos intervenidos al acusado muestran “la exposición de su hijo, de edad infantil, a imágenes yihadistas”.
Los vídeos y fotos intervenidos al acusado muestran “la exposición de su hijo, de edad infantil, a imágenes yihadistas”. / EFE
Publicidad

La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional juzgará esta semana a un exmilitar del Ejército de Tierra que, tras ser expulsado, inició un proceso de radicalización que culminó con un adoctrinamiento propio que le llevó a asimilar los postulados de la yihad violenta y, en concreto, del grupo terrorista Estado Islámico (también conocida como DAESH). El fiscal pide seis años de prisión por colaboración con organización terrorista.

Nabil Mohamed Mohamed fue expulsado de las Fuerzas Armadas en 2008 tras varias condenas e incidentes contrarios a la disciplina militar, tras lo cual empezó a almacenar material yihadista violento para el adoctrinamiento propio y de terceros. Toda esta documentación fue hallada durante un registro desarrollado en diciembre de 2014 en el marco de una investigación contra el hermano del sospechoso.

Según el escrito de acusación, Mohamed mantenía actividad en internet relacionada con “apoyo al terrorismo yihadista llevado a cabo por mujeres” y, al mismo tiempo, entre el material encontrado por los investigadores había vídeos y archivos de audio destinados al comportamiento correcto de la mujer en el Islam.

“El material intervenido era el utilizado en los procesos de adoctrinamiento, radicalización y finalmente captación de mujeres a favor de la organización terrorista yihadista Estado Islámico”, afirmó el fiscal.

Asimismo, los vídeos y fotos intervenidos al acusado muestran “la exposición de su hijo, de edad infantil, a imágenes yihadistas” relacionadas con combatientes armados y acciones violentas. En una de las fotos se puede ver al menor vestido de negro y portando un machete de grandes dimensiones.

En algunos vídeos se puede ver cómo el sospechoso hace ver a su hijo otros vídeos sobre la yihad, por ejemplo, sobre el derribo de un avión con un arma antiaérea, con cánticos yihadistas y combatientes armados con fusiles de asalto, entre otros.

En el registro también se hallaron grabaciones en los que la voz de Mohamed “insta a no obedecer en países como España otra ley que no sea la de Alá, diciendo que el gobierno debido de los musulmanes es el Califato”, y habla de “la ilicitud del acto de votar y de la obligatoriedad de someterse a la sharia (ley islámica)”.

Propaganda

En un segundo registro en julio de 2015, los investigadores encontraron “una gran cantidad de efectos informáticos con contenidos de temática yihadista de diferentes grupos terroristas como Al Qaeda y especialmente el Estado Islámico, haciéndose propaganda de estas organizaciones, sus líderes y miembros”.

El acusado también tenía 20 archivos de audio consistentes en cánticos y discursos de carácter yihadista en los que se incita a participar en la yihad, así como fotografías de Ahmed Coulibaly, el terrorista que atentó en enero de 2015 en un supermercado judío de París.
Por otra parte, la Sección Tercera de la Sala de lo Penal juzgará los próximos miércoles y jueves, 25 y 26 de abril, a dos presuntos yihadistas que formaban parte de un grupo en el que proferían consignas de exaltación de acciones terroristas suicidas llevadas a cabo por el Estado Islámico (también conocido como DAESH) e incitaban a los asistentes a cometer actos similares. A la organización se le incautó un fusil de asalto y dos machetes.

La Fiscalía pide para los cada uno de los acusados, Abdelilah Chellaf Baali Abdelatif e Icham Abdeselam Mohamed, 20 años de prisión por delitos de integración en organización terrorista y tenencia terrorista de armas de guerra.

En caso de que el tribunal no aprecie el delito de integración, el Ministerio Público solicita una pena de ocho años de cárcel y 9.000 euros de multa para cada uno por el delito de colaboración con organización terrorista

Compartir