Juncker asegura que habrá brexit y el Gobierno de May lo pone en duda

El ministro de Exteriores británico admite la posibilidad de que el rechazo del Parlamento frene la salida de la UE • “No podemos impedirlo”, asegura el presidente de la Comisión

41
Varios manifestantes pro europeístas participan en una protesta junto al Parlamento británico en Londres.
Varios manifestantes pro europeístas participan en una protesta junto al Parlamento británico en Londres. / EFE
Publicidad

El ministro de Exteriores de Reino Unido, Jeremy Hunt, admitió la posibilidad de que el brexit no llegue a producirse si el Parlamento rechaza el 15 de enero el Tratado de Retirada que está actualmente sobre la mesa, avivando unas especulaciones que el Gobierno de Theresa May trata de enfriar.

Según el calendario establecido, Reino Unido abandonará el bloque comunitario el 29 de marzo si no paraliza el proceso, algo que el Tribunal de Justicia de la UE le autorizó a hacer de forma unilateral. May mantiene que los plazos siguen en pie, pero el previsible rechazo parlamentario a su plan ha agitado los movimientos internos.

“Lo más probable si se rechaza el acuerdo es que haya un riesgo de parálisis del brexit y, cuando esto ocurre, nadie sabe lo que puede pasar. El mayor riesgo, el que preocupa a la gente, es que no seamos capaces de dar a la población lo que votó”, apuntó el jefe de la diplomacia británica a Sky News.

En declaraciones a la BBC, Hunt también se pronunció en el mismo sentido y vio “mucho menos probable” que el Parlamento permita que Reino Unido salga del bloque el 29 de marzo sin ningún tipo de acuerdo, lo que supondría un ‘brexit duro’ contra el que se preparan ya planes en toda Europa.

Miembros del Gobierno consultados por el ‘Evening Standard’ consideran probable que los plazos al menos se alarguen, al considerar que los 80 días que restan para la jornada clave no son suficientes para sacar adelante todas las medidas. “Si hay una derrota el martes y lleva un tiempo que se resuelva, no veo cómo podemos lograr que se apruebe toda la legislación antes del 29 de marzo”, dijo una de las fuentes.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, aseguró ayer que “Reino Unido se irá de la Unión Europea a finales de marzo de 2019” e insistió en que no se puede “impedir que los que quieren irse se vayan”, si bien ha advertido de que un brexit caótico sería “una catástrofe”.

“La salida del Reino Unido sigue siendo, a mi juicio, un evento trágico, que Europa no necesitaba, pero las democracias son como son. No podemos impedir que los que se quieren ir se vayan”, defendió Juncker en el arranque de la reunión entre el Ejecutivo comunitario y el Gobierno rumano en Bucarest, en el inicio oficial de la Presidencia rumana del Consejo de la Unión durante el primer semestre de 2019.

Juncker mantuvo que “Reino Unido se irá de la Unión Europea a finales de marzo de 2019”, algo que supondrá “un desgarro de Europa, una interrupción de la historia continental” hasta ahora y señaló que ninguna de las dos partes podrán estar “contentas el 30 de marzo”.

En una rueda de prensa posterior con el presidente rumano, Juncker alertó de que “la falta de acuerdo sería una catástrofe” tanto para Reino Unido como para los europeos, en alusión a la perspectiva de un brexit caótico si el Parlamento británico rechaza el Tratado de Retirada negociado, que votará el 15 de enero.

Aclaraciones

Juncker reveló que mantiene “un contacto constante” con el Gobierno británico para determinar en qué podría “consistir las aclaraciones” que ha reclamado la ‘premier’ Theresa May sobre la solución de emergencia para evitar una frontera dura en Irlanda del Norte.

“Estamos viendo con Downing Street en qué pueden consistir estas aclaraciones, que no se deben confundir con ningún tipo de renegociación (del Tratado de Retirada), notablemente en lo que respecta al backstop”, dijo el luxemburgués, en referencia a la solución de emergencia, que pasa por la permanencia de Reino Unido en la Unión Aduanera.

Juncker ha rechazado dar “detalles” sobre los intercambios entre ambas partes sobre estas aclaraciones y si podrían materializarse en forma de carta, pero ha dejado claro que “no hay quid pro quo”. “Consejo y Comisión hemos dicho, en plena armonía, que no habrá renegociación, pero que podría haber aclaración”, remachó.

Entretanto, desde el Gobierno británico no hay movimientos. Una portavoz de May afirmó que, “obviamente”, se han iniciado los preparativos para todos los escenarios posibles, pero apuntó que en cualquier caso los trámites estarían listos para el día del brexit.