El nuevo primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, durante el discurso en Downing Street. / EFE
Publicidad

El nuevo primer ministro del Reino Unido, el conservador Boris Johnson, prometió ayer negociar “un nuevo y mejor” acuerdo con la Unión Europea (UE) que garantice la salida de este país del bloque comunitario. Johnson, de 55 años, pronunció un discurso inaugural a las puertas de la que desde ayer es su residencia oficial, el 10 de Downing Street, tras ser designado jefe del Gobierno por la reina Isabel II de Inglaterra en una audiencia privada en el palacio de Buckingham.

El nuevo primer ministro, que fue recibido con aplausos por los funcionarios que le asistirán, aseguró que demostrará a “quienes dudan” y a los “agoreros” “que se equivocan”, y que será capaz de conseguir un pacto satisfactorio con Bruselas.

Voluntad popular

Hasta ahora, la UE se negó a renegociar el tratado firmado en 2018 con su antecesora, Theresa May, quien no logró que fuera aprobado por el Parlamento, lo que causó su dimisión. “Sin condiciones ni peros”, Johnson emprenderá la tarea de “cumplir con la voluntad del pueblo”, expresada en un referéndum en 2016, y sacar al Reino Unido de la UE en la fecha prevista del 31 de octubre, según dijo en su vehemente discurso.

Asimismo, se mostró convencido de que puede lograr que se elimine del tratado británico-comunitario la “antidemocrática” cláusula de protección (‘backstop’) con la que se trata de impedir que después del brexit se erija una frontera física entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, un asunto que fue el principal obstáculo para que se aprobara el documento propuesto por May.

Johnson dijo que, aunque una salida del bloque europeo sin acuerdo es “una posibilidad remota”, el Reino Unido se preparará para ello, porque “es lo sensato”, aclaró.

Si la UE “fuerza” al Reino Unido a retirarse sin pacto ni un periodo de transición, el Gobierno británico se quedará con los 39.000 millones de libras (44.000 millones de euros) que debe a los Veintisiete por el divorcio.

Entre el personal que presenció su discurso, se encontraba su actual novia, Carrie Symonds, de 31 años, de quien se espera conocer si vivirá con él en Downing Street, con lo que se convertirían en la primera pareja no casada en hacerlo de forma oficial.