El exalcalde de Londres Boris Johnson es el favorito en las encuestas para ganar al ministro de Exteriores, Jeremy Hunt. / EFE
Publicidad

El exalcalde de Londres Boris Johnson, partidario de que el Reino Unido abandone la Unión Europea (UE) el próximo 31 de octubre con o sin acuerdo, competirá con el ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, por suceder a Theresa May como jefe del Gobierno británico.

Johnson se impuso con holgura en la primera fase de las primarias del Partido Conservador, al recibir el apoyo de 160 de los 313 diputados ‘tories’, y es el claro favorito en las encuestas para imponerse en la votación por correo entre los 160.000 afiliados conservadores que se iniciará ahora.

Hunt, que también contempla un brexit duro si no logra renegociar con la UE los términos de salida, recibió 77 votos entre sus colegas de bancada, mientras que el ministro de Medioambiente, Michael Gove, quedó eliminado tras sumar 75 apoyos.

A finales de julio, el Partido Conservador anunciará el ganador de sus primarias, que heredará asimismo el despacho del número 10 de Downing Street una vez May consume la dimisión que anunció a finales de mayo.

El impulsor

Boris Johnson fue uno de los principales impulsores de la campaña a favor del brexit antes del referéndum de 2016, pero renunció pocos días después de ese plebiscito a presentarse como candidato a primer ministro, lo que dejó paso a Theresa May.

En esta ocasión, el exalcalde de la capital británica, que disparó su popularidad con la organización de los Juegos Olímpicos de 2012, sí ha dado el paso para dirigir al país en la fase más delicada del brexit y parte con una abrumadora ventaja respecto a Hunt para conseguirlo.

Según un sondeo publicado por la influyente página ConservativeHome a principios de esta semana, cuando todavía quedaban seis aspirantes en la carrera por el liderazgo, el 54,8 % de las bases del partido le prefieren a él como líder, mientras que el 5,8 % optaría por su rival.

Johnson comenzó a hacer una discreta campaña entre sus compañeros de bancada ya hace meses, cuando la posibilidad de que May acabara dimitiendo comenzaba a ser un rumor constante en Westminster.

Algunos ‘tories’ expresaban entonces dudas sobre la idoneidad de Johnson como líder, en parte debido a su peculiar carácter y su facilidad para provocar polémicas, pero la desconfianza ha quedado disipada con el amplio apoyo que ha recibido en la primera fase de las elecciones primarias.