Japón convierte a la central de Fukushima en el nuevo Chernóbil

El portavoz del Ejecutivo pide perdón a las personas que residen cerca del complejo, así como al pueblo y a la comunidad internacional por las consecuencias del desastre.

Japón aumentó ayer la gravedad del accidente nuclear de Fukushima al nivel alcanzado por Chernóbil en 1986 a causa de las concentraciones de radiactividad en el aire, pese a que insistió en que existen diferencias entre ambos sucesos atómicos.

La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón (NISA) indicó que ha elevado el accidente de la planta de Fukushima Daiichi del nivel 5 al 7 basándose en el análisis de las cantidades de materiales radiactivos que se han liberado al medio ambiente desde los reactores 1, 2 y 3. No obstante, el portavoz de la agencia, Hidehiko Nishiyama, destacó que ambos tienen elementos diferenciables y que las emisiones al exterior de Fukushima equivalen hasta ahora al 10 por ciento de las liberadas por el reactor cuatro de Chernóbil (Ucrania).

El Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA), que advirtió de que ambos incidentes no son comparables, define el nivel 7 de gravedad en la Escala Internacional Nuclear y de Sucesos Radiológicos (INES) como un accidente que emite a la atmósfera radiación superior a varias decenas de miles de terabecquerel de yodo radiactivo.

El Gobierno cree que una parte considerable de la radiación proviene de la unidad 2, cuya cámara de supresión, en la base del reactor, quedó dañada el 15 de marzo por una explosión de hidrógeno. Los niveles de radiactividad aumentaron en los alrededores de Fukushima repentinamente los días 15 y 16 de marzo, mientras que el Ejecutivo esperó al día 18 para aumentar el nivel de gravedad de accidente de 4 a 5.

El primer ministro japonés, Naoto Kan, negó ayer que se haya retrasado deliberadamente la decisión de elevar la seriedad del accidente, afirmó que han esperado a los «datos científicos» de la Agencia y la Comisión de Seguridad Nuclear y reiteró que, aunque «aún no hay espacio para el optimismo», las emisiones han decrecido.

El portavoz del Gobierno nipón, Yukio Edano, pidió perdón «a los residentes de Fukushima, al pueblo de Japón y a la comunidad internacional» por el desastre nuclear causado por el tsunami del 11 de marzo, que en la central golpeó con olas de hasta 15 metros. No obstante, las autoridades nucleares recordaron que las emisiones han ido decreciendo de manera constante y que ahora son de un terabecquerel (1 billón de becquerel) a la hora.

Nishiyama quiso subrayar las muchas diferencias entre Fukushima y Chernóbil, los dos únicos accidentes de la historia que han alcanzado el máximo de 7.

Según el portavoz de la NISA, nadie ha muerto por exponerse a las radiaciones que emanan de la central de Fukushima, mientras que en Chernóbil perecieron unas 30 personas por exposición directa, al tiempo que el reactor soviético explotó. Según Nishiyama, la radiación, pese a ser alta, permite que los operarios trabajen para enfriar y estabilizar los reactores, aunque aún se desconoce cuándo podrán controlar la situación.

En Detalle.- Pekín espera que Tokio dé a los países vecinos información precisa y completa sobre la evolución de la situación en la central nuclear de Fukushima. Según un portavoz del Gobierno, China ha detectado partículas radiactivas procedentes de las fugas de la central japonesa en el aire de gran parte de su territorio, así como en aviones y barcos procedentes del Estado.

Otro nuevo terremoto. Una fuerte réplica de 6,3 grados se dejó notar ayer en las prefecturas niponas de Fukushima (noreste) e Ibaraki (este) y alcanzó también a la capital, donde temblaron algunos edificios, según informó la Agencia Meteorológica de Japón.

Cooperación del G7. El ministro de Finanzas nipón, Yoshihiko Noda, aprovechará la cita del G7 del próximo jueves en Washington para pedir apoyo a los países miembro. «Además, expresaré mi gratitud por la cooperación y consideración especial que ofrecieron para llevar a cabo la intervención conjunta», alertó refiriéndose al aumento del precio del yen.

FuenteEfe 
Compartir