El presidente de la Comisión Europea atiende a los medios a su llegada a la reunión del Consejo Europeo.
El presidente de la Comisión Europea atiende a los medios a su llegada a la reunión del Consejo Europeo. / EFE
Publicidad

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, bloqueó ayer la adopción del documento entero de conclusiones del primer día de cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea en Bruselas hasta que exista un acuerdo sobre el apartado dedicado a la cuestión migratoria, según han informado fuentes del Ejecutivo italiano.

“Puesto que un Estado miembro reservó su posición sobre el conjunto de conclusiones, ninguna conclusión ha sido acordada por el momento”, explicó en un comunicado el portavoz del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Fuentes europeas aclararon que el país que bloquea el documento es Italia, que está a la espera de que se atiendan sus demandas sobre migración.

Antes del comienzo del debate sobre la cuestión migratoria, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE deberían haber adoptado conclusiones sobre seguridad y defensa, economía y competitividad, digitalización e innovación.

Necesidades

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea coincidieron ayer jueves en señalar la necesidad de encontrar nuevos acuerdos migratorios entre el bloque comunitario y terceros países, como los del norte de África, pero también entre países miembros, con el foco puesto en frenar la llegada de migrantes a Europa.

Así, en el primer día de cumbre europea en Bruselas los líderes de la UE dejaron de lado sus conversaciones sobre la reforma del sistema común de asilo y el polémico reparto de refugiados, cuestiones sobre las que existen una profunda división, para centrar el debate migratorio en el refuerzo de las fronteras exteriores y la mejora de la cooperación con los países de origen y de tránsito para luchar contra la inmigración ilegal.

La canciller alemana, Angela Merkel, pidió diálogo con otros países, como los del norte de África, para estudiar la posibilidad de crear “plataformas de desembarco” de migrantes en esa región, y ha vuelto a defender el acuerdo migratorio UE-Turquía como ejemplo para otros acuerdos futuros entre el bloque comunitario y terceros países.

El presidente francés, Emmanuel Macron, defendió la necesidad de que los países de la UE cooperen entre ellos en materia migratoria “bajo los acuerdos existentes” aunque insistió en la necesidad de “modernizarlos”, a la vez que remarcó que “hay trabajo por hacer más allá de las fronteras de Europa”, en referencia a la cooperación con terceros países.

Migrantes

En ese sentido el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, instó a los líderes europeos a apoyar su propuesta de poner en marcha “plataformas de desembarco” de migrantes fuera de la UE, en los que se decida quienes tienen derecho a asilo y quienes deben ser devueltos a sus países de origen, y advirtió de que la “alternativa” a esta “solución” es el cierre de las fronteras entre países del bloque comunitario.

Por su parte, el nuevo primer ministro italiano, Giuseppe Conte, lanzó una advertencia a sus homólogos europeos en su llegada a la cumbre: si los líderes no transforman las “manifestaciones de solidaridad” hacia Roma en “hechos concretos”, abre la puerta a vetar un documento conjunto de los Veintiocho sobre el futuro de la gestión migratoria.

“No estoy preocupado por el veto (de Italia) sino preocupado por la situación en la costa de Italia. Tenemos que mostrar solidaridad”, afirmó al respecto el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en una rueda de prensa previa al comienzo de la cumbre.