Combo de imágenes de la policía metropolitana de Londres que muestra a los ciudadanos rusos sospechosos.
Combo de imágenes de la policía metropolitana de Londres que muestra a los ciudadanos rusos sospechosos. / EFE
Publicidad

Los fiscales británicos identificaron a dos ciudadanos rusos como los presuntos sospechosos de intentar asesinar al exespía ruso Sergei Skripal y su hija el pasado mes de marzo, aunque aclararon que no pedirán su extradición, dado que Rusia no extradita a sus ciudadanos.
Los dos sospechosos son Alexander Petrov y Ruslan Boshirov, a quienes los fiscales acusan también de intentar asesinar a un oficial de Policía que resultó afectado por el mismo agente nervioso. Los fiscales emitieron órdenes de arresto europeas en su contra.

“No solicitaremos a Rusia la extradición de estos hombres ya que la Constitución rusa no permite la extradición de sus propios nacionales”, explicó la directora de Servicios Legales de la Fiscalía, Sue Hemming.

Según explicó el jefe antiterrorista de la Policía británica, Neil Basu, se trata de varones de unos 40 años que viajan con pasaporte ruso, aunque lo más probable es que no lo hagan con sus verdaderos nombres. La Policía británica ha podido constatar que ambos estuvieron en Reino Unido entre el 2 y el 4 de marzo.

Por otra parte, Basu celebró la imputación de los dos sospechosos y reconoció que es el resultado de una “investigación muy compleja” en la que participaron un total de 250 detectives.

“En los seis últimos meses hemos seguido meticulosamente las pruebas, trabajado estrechamente con equipos forenses y científicos especializados” para investigar tanto el ataque sufrido en Salisbury por Sergei Skripal y su hija, Yulia, como “el envenenamiento de Dawn Sturgess y Charlie Rowley” meses más tarde en Amesbury, subrayó Basu.

Reacción de Rusia

“Seamos claros. No tenemos ninguna duda de que estos dos incidentes están conectados y ahora forman una sola investigación”, añadió el comisario. Sus palabras se producen después de que este martes la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) confirmara que el mismo agente químico utilizado contra Skripal y su hija fue usado posteriormente contra Sturgess, que terminó falleciendo, y Rowley, si bien no identificó el mismo como Novichok.

Por otro lado, esta imputación de dos ciudadanos rusos por intento de asesinato por envenenamiento, según las autoridades británicas “no dicen nada” a Moscú, aseguró la portavoz del Ministerio de Exteriores, María Zajarova.

“Los nombres publicados por los medios, y sus fotos, no nos dicen nada”, afirmó, reiterando el llamamiento de Moscú a Londres a “pasar de las acusaciones públicas y manipulaciones con la información a la cooperación práctica entre los servicios de seguridad”.

Gobierno británico

Por su parte, la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, aseguró ayer, tras conocer la noticia, que los dos ciudadanos rusos imputados por el intento de asesinato del exespía ruso Sergei Skripal y su hija el pasado mes de marzo son oficiales de los servicios de Inteligencia del país centroasiático.

“No se trató de una operación solitaria”, sostuvo en declaraciones ante el Parlamento, antes de resaltar que los sospechosos, identificados como Alexander Petrov y Ruslan Boshirov, son agentes del servicio de Inteligencia Militar (GRU).

Así, apuntó que ya desveló en marzo por qué su Gobierno había determinado la responsabilidad de Moscú, al tiempo que ha asegurado que los responsables serán llevados ante la justicia, según la cadena de televisión británica BBC.

“De forma casi segura (la operación) fue aprobada fuera del GRU, a un alto nivel del Estado ruso”, manifestó May.

May también desveló que las autoridades habrían revisado más de 11.000 horas de grabaciones de cámaras de seguridad y, por el momento, han leído cerca de 1.400 comunicados antes de proceder a la imputación de Petrov y Borishov.

FuenteEuropa Press
Compartir