Fotografía aérea que muestra el destrozo ocasionado tras el paso del huracán Michael en Panamá City, Florida .
Fotografía aérea que muestra el destrozo ocasionado tras el paso del huracán Michael en Panamá City, Florida . / EFE
Publicidad

Las autoridades del estado de Florida informaron ayer de que el número de muertos en Estados Unidos por el paso del huracán ‘Michael’ aumentó a 17 personas, durante la jornada de ayer, a medida que los equipos de rescate entraban en las comunidades más afectadas en la región costera, casi inaccesibles por los daños causados por la tormenta.

A los 12 fallecidos de los que se había informado previamente se sumaron cuatro en Marianna, en el condado de Jackson, Florida, según aseguró el comisario Lou Roberts en una conferencia de prensa, y así permanecía al cierre de esta edición.

Las autoridades esperan que el número de fallecidos suba aún más, debido a que no tuvieron lugar informes de las comunidades frente al mar, como Mexico Beach, Port St. Joe y Panama City, que fueron las más afectadas por la tormenta. Hasta ahora, las fuerzas de rescate no han podido realizar búsquedas exhaustivas en esas localidades.

“Creo que lo verán subir”, declaró Brock Long, director de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por su siglas en inglés) sobre el recuento de fallecidos. “Todavía no hemos llegado a algunas de las áreas más afectadas”, añadió.

Las cuadrillas de FEMA estuvieron utilizando buldóceres y otros equipos pesados para abrirse camino a través de los escombros, y así permitir a los rescatistas explorar con perros rastreadores mientras aviones no tripulados y helicópteros Blackhawk sobrevolaban la zona.
El huracán ‘Michael’ golpeó el miércoles por la tarde la costa del noroeste de Florida, cerca de la pequeña localidad de Mexico Beach, con vientos máximos sostenidos de 250 kilómetros por hora (kph), empujando a tierra una pared de agua de mar y causando inundaciones generalizadas.

Toca tierra

‘Michael’, que tocó tierra como huracán categoría 4 en la escala de cinco niveles de Saffir-Simpson, destrozó barrios enteros, reduciendo casas y negocios a montones de madera y revestimientos, dañando carreteras y dejando escenas de devastación.

Esta es la tercera tormenta más fuerte registrada en el territorio de Estados Unidos, detrás del huracán ‘Camille’ en la costa del Golfo de Missisippi en 1969 y el huracán del Día del Trabajo de 1935 en los Cayos de Florida.

“Teníamos casas que estaban a un lado de la calle y ahora están del otro”, ha dicho el alcalde de Port St. Joe, 19 kilómetros al este de Mexico Beach, quien desde su ventana vio volar árboles mientras capeaba la tormenta en su casa, a siete cuadras de la playa. El político estimó que al menos un millar casas fueron total o parcialmente destruidas en su ciudad de 3.500 habitantes.