Hollande cumple con los franceses y rebaja la jubilación a los 60 años

El coste ascenderá a 1.100 millones de euros anuales hasta 2017, cuando subirá hasta los 3.000 millones. Para compensarlo, habrá un incremento en la Seguridad Social.

0

En una gran mayoría de los casos, las promesas que los políticos realizan durante la campaña electoral se quedan en el mero palabrerío y, generalmente, nunca se convierten en una realidad. No es el caso del presidente francés, François Hollande, quien en poco menos de un mes en el poder ha confirmado una de sus apuestas en la batalla para llegar al Elíseo. Ayer, el nuevo Gobierno galo aprobó por decreto la posibilidad de la jubilación a los 60 años para aquellos trabajadores con, al menos, 41 en activo.

El mandatario da, con este decreto, un giro al país, ya que anula la reforma llevada a cabo hace menos de un año por su antecesor en el cargo, Nicolas Sarkozy, que abolía la prejubilación y preveía la retirada a los 62 años, con lo que el Ejecutivo socialista rebaja la normativa dos años.

Así, los ciudadanos que comenzaron temprano su vida laboral y también quienes llevan mucho tiempo desempleados podrán beneficiarse de este nuevo decreto, que entrará en vigor el próximo 1 de noviembre.

Según la ministra de Asuntos Sociales, Marisol Touraine, el coste de esta decisión ascenderá a 1.100 millones de euros anuales hasta 2017. A partir de esa fecha, subirá hasta los 3.000 millones. Para compensarlo, está previsto un ligero incremento de la contribución a la Seguridad Social.

Hollande y su equipo han decidido, así, hacer oídos sordos a las advertencias de Bruselas respecto a la dificultad de cumplir los objetivos fiscales de Francia si se continuaba adelante con este planteamiento. Pero, según el primer ministro, Jean-Marc Ayrault, restaurar la edad de jubilación a los 60 años es una medida dirigida a las personas «que han contribuido muchos años al sistema».

Se estima que 110.000 franceses se podrán beneficiar de esta nueva norma.

Además, según aseguró Touraine, también se espera analizar el proyecto más en profundidad para reconocer más tiempo a las madres que cuiden a sus hijos a la hora de calcular las pensiones.

Golpe de efecto

A pesar de que era una de sus promesas electorales y que, además, su planteamiento final supondrá un coste mucho más bajo de los 5.000 millones de euros estimados inicialmente, muchos ven en este anuncio un claro movimiento electoralista, de cara a las legislativas que celebra el país este domingo.

De todos modos, los sondeos ya apuntaban hace días que la izquierda se impondrá de forma abultada a la conservadora UMP y a la ultraderechista Le Pen. No obstante, los socialistas pretenden recabar todos los apoyos necesarios durante esa primera vuelta para no tener que recurrir a alianzas con otras formaciones.