Donald Trump, y la primera ministra británica, Theresa May, dieron una rueda de prensa conjunta.
Donald Trump, y la primera ministra británica, Theresa May, dieron una rueda de prensa conjunta. / EFE
Publicidad

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró ayer que “pase lo que pasé con el Brexit” le parecerá “bien” siempre y cuando se mantengan las relaciones comerciales con un Reino Unido independiente de la Unión Europea, en el marco de la esperada rueda de prensa que concedió con motivo de su visita al país, acompañado de la primera ministra, Theresa May, y que ha monopolizado entre críticas a la inmigración, una defensa de la mandataria, y su positiva valoración de la cumbre de la OTAN.

“No se qué vais a hacer pero me parece bien, siempre que comerciéis con nosotros. Respaldamos la decisión del pueblo británico. No va a ser fácil pero tienen nuestro apoyo. Un Reino Unido fuerte e independiente va a ser una bendición para todos”, declaró tras su encuentro con la primera ministra en su residencia de verano en Chequers.

proyecto fallido Donald Trump también rechazó que acusara a May de lanzar un proyecto fallido de brexit, durante su entrevista al sensacionalista diario ‘The Sun’ antes de que iniciara de su visita oficial a Reino Unido.
“Nunca critiqué a May. Ha sido una más de las noticias falsas con las que tantos problemas hemos visto. Está haciendo un trabajo fantástico”, dijo.

“Solo pido de Theresa que podamos comerciar sin restricciones. Queremos negociar con Londres y quieren negociar con nosotros. Tras hablar con la primera ministra y su equipo, creo que ellos lo ven perfectamente posible. Antes de eso, no creía que iban a ser capaces”, añadió.

Trump dejó caer que hizo a May “una sugerencia bastante brutal” en cuanto al brexit. “Creo que May la consideró como bastante brutal. Puedo entender completamente por qué pensó que era un poco difícil y quizás algún día lo haga si no consiguen el trato que quieren”, insinuó el presidente, sin dar más detalles.

Contra la inmigración

Trump insistió además en plena rueda de prensa con la primera ministra que la inmigración, como fenómeno, es muy negativa “para la cultura y para Europa”.

“Y decir algo así no es que sea muy políticamente correcto, pero lo digo en voz muy alta: creo que la inmigración está cambiando la cultura, y es algo muy negativo para Europa. Más vale que los países europeos tengan cuidado”, dijo desde Chequers, la residencia de verano de la primera ministra.

Trump proseguió así una línea de declaraciones que reiteró especialmente antes de su llegada a Reino Unido. Sin ir más lejos, en la entrevista con ‘The Sun’, el presidente atribuyó a la inmigración “la derrota cultural de Europa”.

“Está cambiando la cultura, está cambiando la seguridad. Mirad lo que está pasando a estos países que hasta ahora no han tenido ningún problema. Es una lástima, pero no creo que sea bueno para Europa, ni bueno para mi país”, añadió.

Trump, quien además especuló con la posibilidad de que “fue la inmigración la que desencadenó el ‘brexit’”, en referencia a la salida de Reino Unido de la UE, ha reiterado que “existen muy malas leyes sobre inmigración”.

“Mirad en Estados Unidos: nos está yendo muy bien teniendo en cuenta el hecho de que no tenemos leyes de inmigración”, concluyó, sobre este aspecto.

Compartir