Guaidó implora a los militares que dejen entrar la ayuda humanitaria

El autoproclamado presidente encargado de Venezuela reactiva las protestas ante el bloqueo de fronteras • El Gobierno de Maduro denuncia que EEUU intenta meter “armas biológicas”

25
El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, en la concentración de ayer en Caracas.
El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, en la concentración de ayer en Caracas. / EFE
Publicidad

El autoproclamado “presidente encargado” de Venezuela, Juan Guaidó, anunció ayer que el próximo 23 de febrero “será el día que ingrese la ayuda humanitaria” en la nación caribeña, para lo cual pidió nuevamente la complicidad de los militares.

“El 23 de febrero será el día que ingrese la ayuda humanitaria en Venezuela”, dijo el líder opositor desde la Avenida Francisco de Miranda de Caracas, en el contexto de una nueva movilización contra el Gobierno de Nicolás Maduro que sumó miles de manifestantes en las calles de la capital.

Guaidó avanzó además que ayer quedó inaugurado el centro de acopio ubicado en la localidad fronteriza brasileña de Roraima para almacenar los insumos enviados por países y ONG a Brasil con Venezuela como destino final.

La semana pasada se abrió el primer centro de acopio en Cúcuta, en la frontera de Colombia, y el lunes informó de que se había producido el primer reparto de ayuda: 85.000 suplementos nutricionales que equivalen a 1.700.000 raciones para niños y 4.500 para embarazadas. “Y habrá un tercero y un cuarto”, aseguró.

No obstante, se mostró consciente de que la entrada masiva de ayuda humanitaria a Venezuela depende de que los militares, que controlan las fronteras del país, la dejen pasar. “Aquí hay una orden directa a las Fuerzas Armadas (…) Esta ayuda también es para ustedes, permitan que ingrese de una vez por todas”, dijo.

El presidente de la Asamblea Nacional hizo hincapié en que Maduro “también se burla de la familia militar” porque los uniformados y su entorno sufren igualmente la falta de productos básicos —“aquí no hay de nada”— y las detenciones por motivos políticos —“más de 160 militares están siendo torturados”—.

Ejército de voluntarios

Guaidó se puso asimismo en la hipótesis de que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) continúe apoyando a Maduro e instó a los venezolanos a registrarse como voluntarios para recibir y distribuir la ayuda humanitaria en la misma frontera.

“Debemos organizar el mayor voluntariado de la historia de Venezuela”, indicó. Con este objetivo, avanzó que el sábado “todos los que están registrados van a recibir información sobre (la celebración de) una reunión” en la que recibirán más detalles.

Entretanto, el domingo habrá “campamentos humanitarios itinerantes” que se encargarán de repartir la poca ayuda que ha llegado a suelo venezolano “mientras siga secuestrada la democracia”. Según Guaidó, hay unos 300.000 venezolanos “en riesgo de muerte” y casi dos millones “en riesgo sanitario”.

Por su parte, la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, denunció que Estados Unidos está intentando introducir “armas biológicas” en el país mediante la ayuda humanitaria que ha enviado a petición del autoproclamado “presidente encargado” Guaidó.