Gobierno y oposición continúan las conversaciones para zanjar la crisis

La agenda a tratar es la salida de Maduro del Palacio de Miraflores mediante elecciones

15
Juan Guaidó insisistó en que Noruega es solo uno de los mecanismos para alcanzar sus metas.
Publicidad

Representantes del Gobierno de Nicolás Maduro y del autoproclamado “presidente encargado”, Juan Guaidó, se reunieron de nuevo ayer en Oslo, en el marco de la segunda ronda de conversaciones, para buscar una salida consensuada a la crisis política en Venezuela.

De acuerdo con la televisión pública de Noruega, NRK, las partes volvieron a Oslo el lunes para dar continuidad a los contactos indirectos iniciados a mediados de mayo para explorar un posible diálogo. Entonces hablaron solo a través de los mediadores noruegos, si bien se espera que en esta segunda ronda hablen directamente.

Fuentes del equipo de Guaidó consultadas por el diario venezolano ‘El Nacional’ indicaron el martes, tras el segundo día de conversaciones, que la agenda a tratar es la salida de Maduro del Palacio de Miraflores mediante unas elecciones libres.

Guaidó insistió en que Noruega es solo uno de los “mecanismos” a los que va a recurrir para alcanzar la triple meta: “cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”. “Cuando hablamos del Grupo de Contacto, del Grupo de Lima, de Noruega, hablamos de acciones”, recalcó el martes en la Asamblea Nacional.

El Ministerio de Exteriores noruego anunció el sábado que “los representantes de las principales fuerzas políticas en Venezuela han tomado la decisión de regresar a Oslo” esta semana “para continuar el proceso (de diálogo)”, lo que fue confirmado posteriormente por Gobierno y oposición.

señal positiva

El hecho de que las partes hayan protagonizado una segunda cita en Noruega es una señal positiva, ya que se produce después de que Maduro haya adelantado un año las elecciones a la Asamblea Nacional, previstas inicialmente para 2020. El Parlamento es la única institución en manos opositoras.

Guaidó fue enfático a la hora de aclarar que no se trata de un nuevo diálogo, sino de una “mediación”. Maduro ya ofreció un diálogo tras las elecciones presidenciales del 20 de mayo de 2018, pero fue rechazado por la oposición venezolana.

Desde que murió Hugo Chávez, en 2013, Gobierno y oposición intentaron hasta tres diálogos que han fracasado. El último tuvo lugar entre septiembre de 2017 y febrero de 2018 en República Dominicana y fue el que estuvo más cerca del acuerdo, pero descarriló porque las partes discrepaban sobre cuándo celebrar las elecciones presidenciales de ese año.

Maduro se impuso en unas elecciones no reconocidas ni por la oposición ni por buena parte de la comunidad internacional e inició un segundo mandato el 10 de enero. Días después, el 23 de ese mes, Guaidó se autoproclamó “presidente encargado” de Venezuela para impedir que el líder ‘chavista’ completara otro sexenio en Miraflores.