El Gobierno de May respalda el preacuerdo de brexit con la UE

La primera ministra británica asegura que es “el mejor pacto que se podía negociar” tras una reunión de más de cinco horas marcada por la división de voto entre sus ministros

15
Theresa May, en el exterior del número 10 de Downing Street.
Theresa May, en el exterior del número 10 de Downing Street. / EFE
Publicidad

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, anunció ayer el respaldo de su Gabinete el plan acordado para el brexit tras un “largo” debate, al tiempo que ha resaltado que el pacto “es el mejor que se podía negociar”.

“La decisión colectiva del Gabinete es que el Gobierno debe apoyar el borrador de acuerdo de salida”, señaló en unas breves declaraciones desde Downing Street una vez finalizada la reunión.

Asimismo, recalcó que la decisión “no ha sido tomada a la ligera” e indicó que es su trabajo dar explicaciones, por lo que comparecerá hoy ante el Parlamento.

May explicó que “dependía del Gabinete decidir si se avanzaba” y reconoció que las opciones “eran difíciles, particularmente en relación con el ‘backstop’ en Irlanda del Norte”. En este sentido, subrayó que “este es un paso decisivo que permite avanzar y finalizar el acuerdo en los próximos días”, al tiempo que puntualizó que “es una decisión que va firmemente a favor de los intereses nacionales”.

“Este acuerdo refleja los votos del referéndum, que mantiene el control de nuestro dinero, leyes y fronteras, la libertad de movimiento, protege los trabajos, da seguridad y garantiza nuestra unión”, enumeró, antes de recordar que “otras opciones eran abandonar sin acuerdo o que no hubiera brexit”.

“Sé que habrá días difíciles por delante. Esta es una decisión que será puesta bajo un gran escrutinio, lo que es como debe ser y es totalmente comprensible”, añadió la primera ministra.

Así, defendió que este acuerdo permitirá a Reino Unido “retomar el control y construir un futuro brillante para nuestro país” y reiteró que, en caso de que no hubiera sido así, se hubiera vuelto “al punto de partida, con más división, más incertidumbre, y un fracaso a la hora de concretar el referéndum”.

“Creo que lo que debo a este país es tomar decisiones que vayan en línea con el interés nacional. Creo firmemente, con mi cabeza y mi corazón, que esta es una decisión que va en interés de todo Reino Unido”, remachó.

Según varios medios de comunicación británicos, la votación estuvo muy dividida, e incluso habría contado únicamente con el apoyo de uno de los ministros involucrados en la campaña a favor del brexit, Michael Gove.

Así, cerca de diez de los ministros habrían expresado su oposición al acuerdo presentado por May, tal y como recogió la cadena de televisión británica Sky TV.

Minutos después de las declaraciones de May, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, informó al presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, de que se han dado los “avances decisivos” necesarios para dar el siguiente paso y convocar una cumbre extraordinaria para que los líderes de la UE validen el pacto.

“Malo para Escocia”

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, afirmó que el acuerdo “es malo para Escocia”, al tiempo que puso en duda que vaya a recibir la aprobación del Parlamento.

“Este acuerdo propuesto sería malo para Escocia, ya que nos sacaría de un mercado único que es ocho veces mayor que el de Reino Unido y supondría una gran amenaza para los trabajos, la inversión y la calidad de vida”, indicó. Sturgeon manifestó que “es obvio que la primera ministra prácticamente no puede unir a su Gabinete en torno a este acuerdo, y está cada vez más claro que le costará lograr una mayoría en el Parlamento”.