El Gobierno afgano anuncia un alto el fuego unilateral con los talibán

El presidente del país, Ashraf Ghani, plantea la posibilidad de otorgar una amnistía parcial

14
Taliban greet people on Eid al-Fitr amid ceasefire in Paktia
Soldados del Gobierno y talibán se abrazan tras el anuncio del alto el fuego. / EFE
Publicidad

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, declaró en el día de ayer un alto el fuego unilateral e indefinido con los talibán en nombre de su gobierno.

Ghani puso sobre la mesa una posibilidad de amnistía por la que los talibán merecedores de la misma podrían recibir “las mismas asistencias y beneficios que el resto de los civiles”.
Asimismo, Ghani anunció la liberación de 46 presos talibán con motivo de la festividad del Eid al Fitr, que marca el final de la fiesta del Ramadán.

El presidente afgano rogó a los talibán que acepten esta prórroga, al tiempo que agradeció a los clérigos afganos su mediación en las conversaciones.

El anuncio de Ghani tuvo lugar al tiempo que las fuerzas de seguridad afganas confirmaban al menos una veintena de muertos por la explosión de un coche bomba registrada ayer durante una reunión entre talibán y responsables de seguridad oficiales en la provincia de Nangarhar.
Entre los fallecidos hay talibán y civiles. De momento ningún grupo ha asumido la responsabilidad del atentado.

En las últimas horas se habían difundido imágenes históricas de milicianos talibán y soldados y policías abrazándose para celebrar el alto el fuego. Han rezado juntos por el Eid y se han tomado fotografías juntos en distintas provincias del país.

Este mismo viernes, el presidente afgano, Ashraf Ghani, ha defendido un acuerdo de alto el fuego indefinido con los talibán ampliando el armisticio para el Eid al Fitr actualmente en vigor. Se trata del primer alto el fuego declarado por los talibán desde la invasión estadounidense de 2001.

“Todos los muyahidines tienen orden de cesar las operaciones ofensivas contra las fuerzas afganas durante los tres primeros días del Eid al Fitr”, que comenzó el viernes, anunciaron los talibán. El alto el fuego tiene la excepción de las “fuerzas extranjeras ocupantes”.

De hecho, el ministro del Interior de Afganistán, Wais Ahmad Barmak, saludó sonriente a varios milicianos talibán en la capital, Kabul, en el marco del alto el fuego pactado entre ambas partes con motivo del final del Ramadán.

Las imágenes de Barmak con los milicianos islamistas fueron difundidas por particulares en redes sociales, pero las autoridades no han desmentido el encuentro.

Barmak estaba en el barrio de Company en la tarde de ayer cuando fue fotografiado con los talibán, según informaron los principales medios de comunicación afganos.