El fuego ahoga Atenas

Los peores incendios en Grecia en más de diez años dejan al menos 74 muertos mientras se busca a cientos de desaparecidos y se atiende a un número indeterminado de heridos

175
Bomberos y voluntarios luchan contra las llamas en un incendio en Verori, cerca de Loutraki.
Bomberos y voluntarios luchan contra las llamas en un incendio en Verori, cerca de Loutraki. / EFE
Publicidad

Vecinos de Grecia y turistas se refugiaban en las playas huyendo del fuego mientras los botes salvavidas y helicópteros se afanan en rescatar a las cientos de personas atrapadas por los incendios forestales que asolan desde el lunes los alrededores de Atenas. Al cierre de esta edición, mientras los equipos de rescate buscaban a cientos de desaparecidos, ya se habían contabilizado 74 muertos.

El primer ministro Alexis Tsipras ha declarado el estado de emergencia en la región de Attica y ha movilizado a todas las fuerzas de rescate y reclamado a otros países europeos que envíen helicópteros y bomberos adicionales para combatir el desastre.

España ha enviado dos aeronaves anfibias y un equipo de 60 bomberos. Países como Italia, Alemania, Polonia y Francia también han ayudado con aviones, vehículos y personal cualificado en la lucha contra incendios.

La mayoría de las víctimas quedaron atrapadas en Mati, a 40 kilómetros al noreste de la capital griega, y murieron en sus casas o en sus automóviles.
Las imágenes dramáticas muestran edificios en llamas, cielos llenos de humo naranja y las personas que aterradas huían en sus vehículos, aunque en algunos casos se han convertido en una trampa mortal. De hecho, el Ejecutivo heleno ordenó ayer la evacuación de varias comunidades de la zona.

Cronología

El primer incendio se registró en un bosque de pinos cerca de Kineta, a 50 kilómetros de Atenas, mientras que el segundo tuvo lugar en Penteli, al norte de la capital. Las llamas se extendieron también hacia el este de la ciudad.

Por el momento se desconocen las causas de los incendios, frecuentes en el país durante el verano. De hecho, se registró un tercer incendio en la isla de Creta, donde trabajan decenas de bomberos.

“Haremos lo que sea humanamente posible para controlarlo”, dijo el primer ministro heleno, quien recortó un viaje oficial a Bosnia para ayudar a coordinar la respuesta a la situación, que los bomberos han descrito como “extremadamente difícil”.

Y es que las temperaturas vuelven a dispararse por encima de los 40 grados y fuertes vientos con ráfagas de más de 100 kilómetros por hora que complican las tareas de extinción.

Estos incendios son los peores que afectan a Grecia desde 2007 cuando decenas de personas fallecieron entonces.