Francia teme una ola de atentados tras la caída de una célula islamista

Las autoridades belgas arrestan a siete personas que se dedicaban a reclutar a jóvenes musulmanes en Bruselas para que se unieran a grupos radicales en África.

1

Francia se ha puesto en alerta. Y es que, después de la desarticulación el pasado fin de semana de una presunta célula islamista, una operación que se saldó con 12 detenidos en el este del país, ayer el registro a la vivienda de los supuestos terroristas desveló que los arrestados planeaban fabricar bombas.

En la casa de Torcy, en el departamento de Sena y Marne y a 30 kilómetros de París, la Policía encontró «un verdadero arsenal» de armas y material para preparar explosivos, lo que hace sospechar a las autoridades de «la posible existencia de una red islamista extremadamente peligrosa», según aseguró el fiscal de la capital gala, François Molins.

«Es fundamental que se prolongue la detención», explicó el letrado al justificar que los capturados se encuentran encerrados durante más de 96 horas, lo previsto para casos de terrorismo. «Existe un riesgo serio de inminencia de ataque», agregó.

Los 12 detenidos fueron arrestados en relación con un ataque con una granada el pasado mes de septiembre contra una carnicería judía en el suburbio de Sarcelles, al norte de París. En el suceso resultó herida leve una persona. No obstante, fuentes de la investigación sopesan que el centro neurálgico de este grupo podría ser Cannes.

Jeremie Louis-Sidney, el presunto líder de 33 años de la célula formada por jóvenes nacidos en Francia y que operaban en las áreas de París y Cannes, murió abatido por la Policía cerca de Estrasburgo cuando abrió fuego contra los agentes que pretendían detenerlo.

Las huellas dactilares del fallecido fueron halladas en la granada, pero Molins indicó que se cree que los dos hombres que llevaron a cabo el ataque están aún prófugos.

Los investigadores estiman que el grupo planeaba más ataques contra objetivos judíos, pues en la vivienda en Torcy se halló una lista de organizaciones judías en París.

En más países

Por otro lado, las autoridades belgas detuvieron a siete personas que supuestamente se dedicaban a reclutar a jóvenes musulmanes en Bruselas para que se unieran a grupos armados islamistas presentes en África.

La investigación comenzó a raíz del arresto de un belga en la frontera de Somalia en agosto de 2011. Al parecer, pretendía convertirse en miembro del grupo insurgente Al Shabaab. En la operación de ayer se capturaron a seis personas de origen africano y un europeo, después de que se efectuasen registros en varias casas de Bruselas.