Francia se alía con Leonarda

La menor confirma que no volverá sin sus padres y hermanos y asegura que el mandatario «no tiene corazón» por pretender que pase a depender de los servicios sociales.

Leonarda Dibrani, la adolescente gitana expulsada de Francia por ser ciudadana ilegal, «puede regresar sola a continuar sus estudios en el país y será protegida por el Estado». En un ejercicio muy complicado para calmar los ánimos en su enfurecida formación, a su coalición rebelada, a los estudiantes en la calle y para salvar a su Ministro del Interior, Manuel Valls, el presidente, François Hollande, habló al país ayer, después de cinco días de silencio y con el caso en todos los medios de comunicación internacionales.

Así, Hollande aseguró que la expulsión de la familia de Leonarda fue «legal», pero en un gesto «humanitario», ella puede regresar sin sus allegados para seguir con su educación en Francia. Un gesto que los Dibrani rechazaron porque ellos tienen más hijos escolarizados en el país galo.

«Ninguna regla del Derecho ha sido infringida en este proceso. No hay falla en la expulsión de la adolescente. Pero la investigación indica que la interpelación de una colegiala se produce en una salida escolar. Es una infracción, pero hubo una falta de discernimiento en la intervención», apuntó el dirigente galo, al explicar que había sido deportada cuando iba en un minibús escolar.

«Yo tengo varias conclusiones. La ley debe ser respetada y aplicada por todos. Una instrucción será reenviada al prefecto para prohibir las intervenciones en el marco escolar. Y al fin, y si ella pide un refugio, le será reservada una plaza, pero únicamente a ella sola», añadió Hollande.

El dirigente, que ganó su elección presidencial con el apoyo de la misma juventud que ha salido a la calle en defensa de Leonarda durante esta semana, explicó que «el derecho de asilo debe ser reformado. La fuerza de la ley es tener una política de inmigración clara. Los valores de la República son también la escuela. Ella debe ser preservada de los conflictos de la sociedad. Una instrucción será dirigida al prefecto prohibiendo toda interpelación de los niños en el marco escolar».

Por su parte, la menor aseguró que «yo no volveré sola. Este no es mi país. En Kosovo yo soy una extranjera. Yo no me separaré de mi familia, de mis hermanos. El presidente no entendió nada. No tiene corazón».

Resat Dibrani, el padre, que había mentido sobre sus orígenes y entregado un falso certificado de matrimonio para conseguir el asilo político galo, rechazó separar a su familia, que finalmente no es de Kosovo sino que nacieron Italia, excepto él. «Si el regreso no es posible de forma tranquila, entonces será por la fuerza» pero «no aceptaré dividir a mi núcleo familiar», destacó.

Reacciones

El Frente de Izquierda de Jean Luc Melenchon fue el primero en expresar «su vergüenza» ante la decisión. Por el contrario, los socialistas no comentaron nada. Pero el papel más destacado lo tienen los estudiantes, que aún no han reaccionado sobre si seguirán o no manifestándose en los próximos días y en plenas vacaciones escolares. Una posibilidad que inquieta al Gobierno. Como el diputado socialista Jean Christophe Cambadelis los define: «Los jóvenes son como el dentífrico. Uno sabe como sale, pero no conoce como hacerlo entrar de nuevo».

Hasta ahora, la línea oficial del Ejecutivo era unir a las familias, consolidarlas para integrarlas. Esta decisión salomónica produce una ruptura en esta concepción y sorprende. Pero el 65 por ciento de los franceses se opone a un regreso de Leonarda, según una encuesta para el diario Le Parisien. El 74 por ciento le da la razón al titular del Interior, que está bajo el fuego cruzado de su propia mayoría socialista y de los aliados ecologistas y de izquierdas. El dato más interesante es que 89 por ciento de los electores de derecha aprueban la decisión tomada por Manuel Valls.

Y es que el caso Leonarda está atravesado por la emoción y por la evidente fractura en el socialismo, que se inquieta ante la línea sarkozista que adopta el ministro Valls para hacer frente al xenófobo Frente Nacional.

FuenteAgencias 
Compartir