«Francia no cederá al miedo ni al odio como pretende el terrorismo»

François Hollande preside un emotivo acto de recuerdo a las víctimas del atentado de París

0

El Palacio de Los Inválidos de París acogió ayer una ceremonia solemne por los 130 muertos que dejaron en la capital gala hace dos semanas los terroristas de Estado Islámico y en la que el presidente francés, François Hollande, prometió que Francia “no cederá al miedo ni al odio” y que ganará la batalla contra el terrorismo.

En un emotivo discurso, Hollande recordó “ese 13 de noviembre que no olvidaremos jamás” en el que “una horda de asesinos mató a 130 de los nuevos e hirió a cientos más en nombre de una causa loca y de un dios traicionado”.

“Ciento treinta muertos. Tantos heridos marcados para siempre en sus carnes, traumatizados en lo más profundo de sí mismos”, lamentó el mandatario, para quien todos ellos fueron atacados porque “encarnaban la vida, porque eran Francia, porque eran la libertad”.

A todos ellos les prometió que “Francia estará a vuestro lado, reuniremos fuerzas para aplacar el dolor” y hará “todo lo posible para destruir al ejército de fanáticos que ha cometido estos crímenes”. Hollande aseguró que, para “proteger a sus hijos”, “Francia seguirá siendo ella misma, como los desaparecidos la amaban y como habrían querido que siguiera siendo”.

“Somos una sola nación sustentada por los mismos valores” y, aunque “los terroristas quieren dividirnos, lanzarnos los unos contra los otros, fracasarán”, aseguró, defendiendo la necesidad de seguir saliendo a la calle.

“Ellos tienen el culto de la muerte pero nosotros tenemos el amor a la vida”, defendió el presidente, que dejó claro que quienes atentaron en París, son los mismos que lo hacen en Bamako o Túnez y que antes lo hicieron en Londres o Madrid: “un Islam desviado que reniega del mensaje de su libro sagrado”.

Pero, prometió, “a este enemigo lo venceremos” con las armas de la democracia y las instituciones y con el Derecho Internacional. “Ganaremos esta lucha manteniéndonos fieles a la idea misma de Francia”, insistió.

“Los que cayeron encarnaban nuestros valores. Nuestro deber es ahora más que nunca hacerlos vivir”, defendió, asegurando que “si la ira nos atrapa, la pondremos al servicio de la calma determinación de defender la libertad cada día”.

Hollande también elogió la reacción de los ciudadanos tras los atentados y el patriotismo que están mostrando, enarbolando la bandera o cantando ‘La Marsellesa’, e hizo una mención especial a la juventud, tras recordar que las víctimas tenían de media 35 años.

El acto, al que además del primer ministro, Manuel Valls, acudió el expresidente Nicolas Sarkozy, comenzó con el himno nacional y concluyó con el mismo, reservando el momento más emotivo a cuando se leyeron los nombres de las víctimas mortales, cuyos familiares estuvieron presentes en su mayoría, para guardar después un riguroso minuto de silencio.