Expulsan a la delegación del PPE que tenía previsto reunirse con Guaidó

El líder opositor venezolano Leopoldo López cumple cinco años de encarcelamiento

20

El vicepresidente primero del Grupo PPE y portavoz de la delegación española del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, quien además encabeza la delegación que viaja a Venezuela, denunció ayer que fue expulsado del país minutos después de aterrizar al Aeropuerto Internacional de Simón Bolívar.

“En este momento estamos siendo expulsados de Venezuela. Nos han retenido los pasaportes. No nos han comunicado la razón de la expulsión ni tenemos ningún documento que justifique por qué nos tiran fuera del país”, indicó González Pons a través de un vídeo publicado en su cuenta de Twitter.

La delegación del PPE está formada, además de González Pons, por Esther de Lange y Paulo Rangel, vicepresidentes del Grupo PPE; José Ignacio Salafranca, vicecoordinador de la comisión de asuntos exteriores y miembro de la Asamblea Europarlamentaria Latinoamericana; Gabriel Mato, vicepresidente de la delegación América Central; y Juan Salafranca, secretario general adjunto del Grupo Parlamentario del PPE.

Esteban González Pons subrayó que todos tenían una invitación de la Asamblea Nacional de Venezuela y recalcó que es “un órgano reconocido internacionalmente y reconocido incluso por el propio Maduro”.

La invitación fue realizada por el presidente de la Comisión Permanente de Política Exterior, Soberanía e Integración de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, Francisco Sucre, en nombre del autoproclamado “presidente encargado” del país, Juan Guaidó.

“No se trata de no dejarnos entrar a nosotros, sino de no dejar que el presidente interino Juan Guaidó vea a ninguna personalidad de fuera de Venezuela”, recalcó González Pons, quien añadió que “cuando un dictador cierra las ventanas y apaga las luces es que va a pasar de las palabras a los hechos”.

Minutos antes, el líder de la delegación había informado de que durante la escala en Santo Domingo tanto la embajadora de la Unión Europea como el de España les habían avisado de que podrían ser “expulsados o retenidos”.

Leopoldo López

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, lamentó ayer la “injusta” detención de su compañero de partido, Leopoldo López, de la que se cumplió ayer cinco años, y la consideró un ejemplo de la “resistencia” frente al Gobierno de Nicolás Maduro.

El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, compareció junto a la esposa de López, Lilian Tintori, para conmemorar el quinto aniversario de la “injusta” detención del dirigente de Voluntad Popular y del “desmontaje del estado de Derecho”.

Para Guaidó, el caso de López evidencia la “resistencia” frente a una “dictadura” que “no respeta la norma mínima de convivencia política, no digamos democrática”. “A través de la persecución, de la cárcel, del asesinato político tampoco ha podido detener a un pueblo de Venezuela que quiere cambio”, añadió.

Ahora, señaló Guaidó, “la transición es un hecho”, por lo que considera que corresponde a Maduro decidir “el coste del proceso”. “Haremos el sacrificio necesario para lograr la libertad de Venezuela”, apostilló el autoproclamado ‘presidente encargado’.