Funeral de las víctimas de un ataque con bomba en Jalalabad, Afganistán.
Funeral de las víctimas de un ataque con bomba en Jalalabad, Afganistán. / EFE
Publicidad

Un total de 68 personas fallecieron en 2017 en atentados terroristas en la UE, frente a las 145 de 2016, pero se registraron 20 ataques yihadistas más, según el informe publicado ayer miércoles por Europol sobre la situación y tendencias del terrorismo, por lo que la amenaza en suelo europeo sigue siendo “alta” a pesar del debilitamiento del grupo terrorista Estado Islámico en Siria e Irak.

La mayor parte de los ataques que tuvieron lugar en el año 2017 fueron de carácter yihadista y se cobraron 62 víctimas mortales y 844 heridos. El responsable de antiterrorismo de Europol, Manuel Navarrete, explicó en la comisión de Libertades Civiles del Parlamento Europeo, que la frecuencia de estas acciones aumentó respecto a 2016, pero con un menor nivel de sofisticación y preparación por lo que provocaron un menor número de fallecidos.

En total, nueve Estados miembro reportaron 205 ataques terroristas entre los completados, fallidos y frustrado, un 45% más que el año anterior que acaba con la tendencia a la baja que se inició en 2014. Además, también fueron arrestados 975 personas por distintos delitos relacionados, frente a las 1.002 de 2016.

Los últimos atentados en la UE responden a tres patrones: las matanzas indiscriminadas como el caso de Londres y Barcelona, los ataques contra símbolos del estilo de vida occidental, como en el concierto de Ariana Grande en Manchester, y contra figuras de autoridad como el gendarme francés asesinado en los Campos Elíseos de París.

No obstante, el informe señala la caída del número de individuos que viajan a zonas de conflicto en Siria e Irak para unirse a grupos terroristas, por lo que el número de “combatientes extranjeros” que vuelven a la Unión Europea con intención de atentar se redujo también.

En cuanto a los canales de reclutamiento, la propaganda en internet y las redes sociales siguen siendo esenciales tanto para captar nuevos adeptos, como para la radicalización y la búsqueda de financiación.

Sin embargo, la capacidad para crear nuevos materiales de Estado Islámico se vio mermada por la pérdida de operativos en infraestructura.

Unión a desencantados

También al degradación de las estructuras de organización del grupo yihadista redujo su capacidad de atracción. No obstante, Europol instó a no bajar la guardia ya que muchos desencantados podrían unirse a otros grupos terroristas, como Al Qaeda.
“Necesitamos mantener nuestro ojo colectivo en el asunto y reforzar nuestros esfuerzos a nivel de la UE para negar a los terroristas los medios que necesitan para llevar a cabo ataques, incluidas armas, explosivos y financiación”, declaró ayer el comisario de Unión de la Seguridad, Julian King.

Además de los atentados yihadistas, el informe remarca la incidencia aún de los ataques con tintes separatistas o etno-nacionalistas, especialmente en Irlanda del Norte, donde se registraron en el año 2017 un total de 88 incidentes de los 137 de la UE. Asimismo, alertaron de la posible expansión de la violencia de extrema-derecha.

FuenteEuropa Press
Compartir