España y Reino Unido firman un acuerdo que afronte la situación del Peñón

Es el primer tratado que se firma entre los dos países sobre Gibraltar desde el de Utrecht, en 1713, y fija normas para resolver las “falsas residencias” en la colonia británica

58
El nuevo acuerdo trata de evitar que Gibraltar sea un foco donde haya competencia fiscal desleal.
El nuevo acuerdo trata de evitar que Gibraltar sea un foco donde haya competencia fiscal desleal. / efe (Foto de ARCHIVO) 27/04/2010
Publicidad

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, firmó ayer el Acuerdo Internacional negociado con Reino Unido para afrontar la situación de Gibraltar tras el brexit en materia de fiscalidad y protección de los intereses financieros.

Borrell subrayó que es “el primer Tratado internacional entre España y Reino Unido sobre Gibraltar después del Tratado de Utrecht”, el Tratado de 1713 por el que España cedió el Peñón.

En declaraciones a los periodistas antes de comparecer en la Comisión de Gastos Reservados del Congreso, explicó que el Tratado se ha firmado ahora porque “ha costado muchísimo trabajo”, y “en el último momento siempre han aparecido problemas porque es tema es delicado y hay muchísimos intereses en juego”.

El Tratado, que ahora debe ser aprobado por el Consejo de Ministros y ratificado por el Parlamento “trata de evitar que Gibraltar sea un foco donde haya una competencia fiscal desleal” con el territorio de alrededor, y por eso se ha congratulado de la firma.

El Tratado fiscal es el quinto acuerdo negociado por España con Reino Unido con el fin de resolver lo que el Gobierno considera aspectos “irritantes” sobre Gibraltar, junto al medio ambiente, el contrabando de tabaco, la cooperación policial y los derechos de los ciudadanos. Estos cuatro son acuerdos políticos, pero la materia fiscal exige ser abordada en un Tratado internacional que avalen las Cortes.

Al margen de Gibraltar, Madrid y Londres firmaron además un acuerdo para reconocer el derecho de voto en elecciones municipales a los españoles residentes en Reino Unido y a los británicos residentes en España. Además, para el caso de un brexit sin acuerdo, el Gobierno aprobó el pasado viernes medidas de contingencia para conceder a los ciudadanos británicos que viven en España la residencia legal, medidas condicionadas a que Londres adopte medidas recíprocas.

Según informó Exteriores, el Tratado fiscal pretende “la reducción y eliminación del fraude fiscal y los efectos perjudiciales para la Hacienda española derivados de las características del régimen fiscal de Gibraltar”.

falsas residencias

Así, establece además una serie de normas para resolver los conflictos de residencia fiscal de las personas físicas, con el objetivo de resolver los problemas de falsas residencias en Gibraltar de personas físicas que residen realmente en España.

Respecto a las personas jurídicas y otras entidades gibraltareñas, se establece su residencia fiscal en España cuando las mismas tengan una relación significativa con España, bien por la localización de la mayoría de sus activos o la obtención de la mayor parte de sus ingresos en nuestro país, o bien cuando la mayoría de sus propietarios o su directivos son residentes fiscales en España.

Además, el Tratado establece un régimen reforzado de cooperación administrativa entre las autoridades competentes de las respectivas administraciones tributarias. Este régimen incluye el intercambio de información sobre determinadas categorías de rentas y activos de especial importancia para la lucha contra el fraude en la zona.